Selecciona Edición
Iniciar sesión

Google reforma su algoritmo para castigar los contenidos copiados

El buscador asegura que el cambio afectará a más del 11% de los resultados

Google realiza periódicamente cambios en sus algoritmos para el refinado de las búsquedas. "Cambios muy sutiles que muy poca gente advierte", admite el buscador. Sin embargo, Google acaba de anunciar un cambio que, prometen, va a tener una mayor repercusión. El retoque del algoritmo pretende primar en la jerarquía de su listado de resultados los sitios con contenido original y castigar a aquellos que viven de la copia o las llamadas granjas de contenidos, sitios pensados únicamente para conseguir una buena posición en el buscador a base de estrategias que no tienen nada que ver con la elaboración de contenidos sólidos. Una buena ubicación en Google supone más visitas y una mayor entrada de publicidad para el sitio.

Sitios de chatarra informativa pagan 290 euros por 200 artículos

Obviamente, Google no desvela en qué consisten los cambios. Únicamente ha explicado que afectará al 11,8% de los resultados. De momento, se introduce en Estados Unidos, pero su aplicación se extenderá al resto de países.

Según la empresa, este cambio está diseñado para penalizar los sitios de baja calidad "que son de bajo valor añadido para los usuarios, que copian contenidos de otros sitios web o sitios que no son muy útiles". Algunos medios han mostrado su preocupación por el concepto de "utilidad" que pueda aplicar el buscador. Google, asegura, favorecerá a las páginas que ofrezcan "contenido original y con información sobre investigación, reportajes en profundidad, análisis reflexivo..."

Una granja de contenidos es un sitio que ofrece una enorme cantidad de artículos -Demand Media llega a publicar más de 4.000 diarios y ayer su cotización en Bolsa cayó un 4%- sobre temas particularmente buscados por los internautas y susceptibles de generar mucho tráfico. Artículos nada elaborados, cuya única finalidad es conseguir posicionar al sitio en los primeros lugares del buscador. Algunos de estas páginas dedicadas a la chatarra informativa pagan 400 dólares (290 euros) por 200 artículos. Jason Calacanis, fundador de Weblogs, afirmó ya en 2007 que los practicantes de estos trucos debían mirarse al espejo y preguntarse si es eso lo que deseaban ofrecer a sus clientes. Este tipo de sitios crean, aseguró, una verdadera polución en Internet.

Las astucias empleadas por estos sitios son de muy distinto tipo, desde el enmascaramiento de enlaces, saturación de palabras clave, textos ocultos para el visitante que, sin embargo, detectan los buscadores, aprovechamiento de errores ortográficos (por ejemplo, gogle.com)...

Con el objetivo de conseguir un "ecosistema web sano", Google introdujo hace poco en su navegador Chrome una herramienta que permite al internauta bloquear un sitio que haya aparecido en los resultados del buscador y le parezca irrelevante para que no vuelva a aparecer en futuras búsquedas. Google ha afirmado que el nuevo algoritmo no se basa en la información recogida por esta herramienta de los enlaces desechados pero que un 80% de los sitios que van a ser principalmente penalizados ya habían sido bloqueados por los usuarios de esta opción del navegador.

Este cambio se produce a las pocas semanas de que Google anunciara que Google Instant ya no refleja sitios que sean sospechosos de vulnerar la propiedad intelectual. Esta medida no afecta a las búsquedas tradicionales. El filtro se aplica a las sugerencias (las palabras que se van completando cuando se teclea en la ventana de búsqueda) de enlaces.

Del algoritmo que regula las arañas del buscador se conocen desde hace mucho tiempo algunos criterios como el de primar a los sitios que reciben más enlaces de terceros, síntoma claro, en principio, de su interés.

Search Engine Land cuenta que una web de contenidos de nula profundidad como eHow, que estaba en el primer puesto cuando un internauta buscaba cómo conseguir un embarazo rápido, ya ha desaparecido de este puesto de honor.

Días atrás, Google penalizó a la tienda Overstock.com, que había llegado a acuerdos con distintas universidades por los que ofrecía descuentos del 10% a sus estudiantes a cambio de que las webs de los centros educativos presentaran enlaces a su tienda.

El cambio anunciado por Google también responde a la necesidad de prestigiar sus resultados de búsqueda. Al margen del éxito de los enlaces prescritos por los amigos de las redes sociales que atinan más con los intereses del internauta que los consulta, el propio sistema del buscador está bajo sospecha. Un grupo de empresas ha denunciado ante la Unión Europea al buscador porque, aseguran, manipula sus célebres algotirmos para perjudicar a los sitios que pueden suponer una competencia y consideran que la compañía abusa de su posición dominante en el sector de las búsquedas.

La Unión Europea, al anunciar la apertura de la investigación, precisó que ello no suponía dar crédito a la denuncia hasta que no se concluyera la misma. Google recibe mil millones de peticiones de búsqueda al día.

La noticia de Google será bien recibida por los medios dedicados seriamente a la información que están directamente perjudicados por las prácticas de sitios fraudulentos en la jerarquía de resultados del buscador.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de febrero de 2011