Selecciona Edición
Iniciar sesión
Entrevista:DOMINIC BRISBY | Presidente de Altadis

"La ley del tabaco es la más radical del mundo y fracasará"

Dominic Brisby (Reino Unido, 32 años), preside Altadis, filial de Imperial Tobacco, y la principal tabaquera española. Por primera vez se pronuncia sobre la próxima ley del tabaco, que prohibirá fumar en todos los locales de restauración. El proyecto de ley ultima su trámite en el Senado y está previsto que entre en vigor a inicios de 2011.

Pregunta ¿Qué opinión le merece la ley?

Respuesta. Es una ley de las leyes antitabaco más radicales del mundo. Es muy poco liberal, injusta porque trata de hacer que los ciudadanos que fuman en los bares sean ciudadanos de segunda clase, y fracasará porque va a causar un enorme daño económico, tanto a la gente que fuma como a la que no.

P. ¿De verdad que es tan dura?

"Gobierne quien gobierne, España tendrá que dar marcha atrás"

"Cerrarán muchos bares y cabe el riesgo de que suba la venta ilegal"

R. Es mas extrema aún que la irlandesa, porque allí se puede fumar al aire libre, y aquí se prohíbe en algunas situaciones. Solo hay uno o dos países que tengan leyes más radicales como Bután, que es un país del Tercer Mundo, donde la gente viaja en burro.

P. Dicen los hosteleros que, además del daño económico, no estamos preparados sociológicamente.

R. Ni el consumidor español ni su sector hostelero están preparados. Y, al final, cuando se hacen leyes tan radicales se corre el peligro de que se ignoren, de que no se cumplan.

P. Pero supongo que también se queja por el daño que hará en el balance de las tabaqueras.

R. En realidad, el impacto sobre las tabaqueras no va a ser tan grave. Tenemos ya mucha experiencia en este tipo de leyes y normalmente hay un descenso pequeño en el volumen total de ventas de cigarrillos de en torno al 3%, pero luego se recuperan. Ahora bien, para la industria hostelera será un desastre.

P. Si la gente deja de fumar, la ley estaría justificada, ¿no?

R. No va a tener ese efecto necesariamente. En Gran Bretaña, que tiene también una ley muy dura, el consumo no ha bajado, simplemente los consumidores han cambiado su estilo de vida. Ya no van a un pub o a un bar, sino que se van al supermercado, compran latas de cervezas y se van a casa a fumar.

P. En efecto, en Reino Unido e Irlanda tienen tiene leyes parecidas. ¿Qué ha pasado allí que tanto les alarma?

R. En general, cuando ha entrado en vigor la ley, más o menos el 10% de los establecimientos hosteleros han tenido que cerrar. En España, la situación puede ser mucho peor, porque hay muchos más bares y restaurantes y además, en general, no pertenecen a grandes cadenas sino que son negocios familiares de una o dos personas, y muy poco rentables. Y el otro efecto que se ha visto es el aumento del comercio ilícito. Si a los consumidores no les dejan fumar en los bares, buscarán comprarlo en otro sitio, y existe el riesgo de que lo compren de forma ilegal.

P. Parece que las tabaqueras ya no tienen el poder de influencia que se les atribuía.

R. Siempre me río cuando la gente dice que somos un lobby muy poderoso. No lo debemos estar haciendo nada bien si salen adelante leyes como esta. La verdad es que los extremistas antifumadores han tenido bastante éxito, haciendo que se vea como algo normal lo que no es normal. Así que creo que deberíamos ser un poco más proactivos defendiendo nuestros intereses y los de los 12 millones de españoles que fuman,

P. Les queda poco tiempo. El proyecto de ley pasa esta semana al Senado y entrará en vigor en enero.

R. Aún confiamos en que se modifique o que, al menos, haya una moratoria para su entrada en vigor, digamos que de entre 12 y 18 meses, para que los establecimientos hoteleros y los consumidores se adapten, y también para que los legisladores reflexionen.

P. Bueno, en un año y medio hay elecciones y si cambia de color el Gobierno, y gana el PP, ¿tendrían más esperanzas?

R. No somos una organización política, somos una empresa. Da igual quien gane las próximas elecciones, porque si esta legislación se aprueba va a tener que ser revisada sea quien sea quien gobierne, porque la ley va a ser un gran fracaso. Y esto ya ha sucedido en Holanda, donde han tenido que suavizarla y van a permitir que se pueda fumar en bares de menos de 70 metros cuadrados.

P. Dice que la ley no sirve. ¿Plantean alguna alternativa?

R. Hay una tercera vía, que respeta a los que no quieren fumar y a los que desean seguir haciéndolo. Y es la que ha planteado la federación de hostelería de instalar cabinas o espacios independientes para los fumadores, donde no tendrían que entrar los camareros,

P. Hay otras iniciativas antitabaco en marcha, como la prohibición de que se fume en televisión y en el País Vasco quieren impedir que se fume en el coche.

R. Es absolutamente increíble. No creo que ninguna ley pueda ir más allá de lo racional y razonable. Si un presentador quiere fumar el Gobierno no es nadie para impedírselo. Como extranjero y anglosajón me sorprende ver una norma tan autoritaria en un país latino, en el que siempre ha habido una mentalidad más abierta.

P. ¿No tiene la sensación de que al final el fumador será considerado como un yonqui más?

R. En la historia del fumador, siempre ha habido personas que han estado en contra, como de las bebidas alcohólicas. Adolf Hitler, por ejemplo, fue uno de los personajes más radicales contra el tabaco. Pero pese a todos esos ataques, el hecho es que los fumadores van a seguir fumando porque disfrutan de ese placer. Lo cierto es que, mientras los extremistas se vuelven más radicales, los fumadores han sido muy tolerantes con esos ataques. Pero ahora están tomando conciencia de sus derechos y se están movilizando. Medio millón de personas han firmado contra esta Ley del Tabaco. Y eso es un avance.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de noviembre de 2010