Selecciona Edición
Iniciar sesión
El debate energético y ambiental

La subvención a energía fósil es cinco veces mayor que la de renovables

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) denunció ayer que los subsidios a combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas) en todo el mundo alcanzan anualmente los 224.000 millones de euros, mientras que las renovables reciben unos 41.000 millones, cinco veces menos. La agencia, en su informe anual sobre la situación energética del mundo, pide eliminar las subvenciones a los combustibles fósiles, como acordó el G-20 en 2009, algo que las potencias siguen sin cumplir.

España ha aprobado un nuevo sistema de ayudas al carbón nacional y en los presupuestos hay 1.000 millones de ayudas a las cuencas mineras. Las primas a las renovables el año pasado ascendieron a 4.719 millones. El economista jefe de la AIE, Fatih Birol, explicó por teléfono que "es importante eliminar esas subvenciones para reducir las emisiones de CO2".

La AIE es un organismo que asesora a 28 países occidentales, generalmente importadores de petróleo. Fue creada en 1974, durante la primera crisis del petróleo. Su informe anual es la referencia y, este año, Birol advierte de que "la incertidumbre es altísima".

Reducir la dependencia

La AIE fue tradicionalmente demasiado conservadora sobre las renovables y la caída del petróleo. Sus proyecciones se quedaron cortas. Pero hace unos años cambió el discurso y ahora es un organismo defensor de la energía limpia y que ve en la lucha contra el cambio climático una forma de reducir la dependencia de la importación de petróleo y gas.

Birol afirma que las renovables "se están convirtiendo en un combustible masivo. En la generación de electricidad el porcentaje es del 19% y nuestra previsión es que suba a un tercio para 2035. Esto ocurre por el apoyo financiero de los Gobiernos. Por primera vez cuantificamos el dinero que va a las renovables en todo el mundo".

La agencia considera que las ayudas a los combustibles fósiles distorsionan el mercado y que su eliminación reduciría la demanda energética en 10 años en un 5% y las emisiones de CO2 un 5,8%.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, se jactó el 27 de octubre en la Cadena SER de las ayudas públicas al carbón, el combustible que más CO2 emite: "El Gobierno gasta en el sector más que la suma de lo que gasta en turismo, en internacionalización de la economía, apoyo a las exportaciones y en el plan de impulso a la sociedad de la información".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de noviembre de 2010