Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el ministro de Italia acusado de corrupción

El ministro italiano de Desarrollo Económico, Claudio Scajola, presentó ayer su dimisión, 11 días después de haber sido acusado por cuatro testigos de haber comprado en 2004 una casa en Roma por 1,7 millones de euros, de los cuales 900.000 euros procedían de un supuesto soborno.

Tras días de creciente presión, Scajola tiró finalmente la toalla y explicó su decisión en una rueda de prensa en la que no admitió preguntas. "Tengo que defenderme y para hacerlo no puedo seguir siendo ministro", dijo. "Un ministro de la República no puede vivir en una casa que ha sido pagada por otro", añadió enigmático Scajola, como si no supiera de dónde salieron los 80 cheques que, según los testigos, entregó personalmente a las vendedoras de la casa.

El ministro mantiene que es inocente y que vive una situación de "gran sufrimiento" debido a una "campaña mediática sin precedentes". "Noche y día tengo que leer la prensa para poder entender de qué se está hablando", afirmó.

Democristiano de origen y coordinador del Pueblo de la Libertad en la campaña electoral de 2000, esta es la segunda dimisión ministerial de Scajola. Fue titular de Interior entre 2000 y 2002, pero se vio obligado a renunciar tras definir como "un tocapelotas" al difunto Marco Biagi, un profesor asesinado por las Brigadas Rojas aquel mismo año. Ayer, Berlusconi elogió a Scajola como "hombre con sentido de Estado y un ministro capaz".

Los 900.000 euros en dinero negro que pagó Scajola procedían supuestamente de Diego Anemone, un constructor romano encarcelado bajo imputaciones de corrupción en las adjudicaciones de obras de Protección Civil para una cumbre del G-8.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 2010