Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine español respira aliviado

La Comisión Europea desbloquea hoy las subvenciones a rodajes - Bruselas advierte al Gobierno que el sistema actual de ayudas se revisará en 2015

El cine español toma aire por fin. Las ayudas a rodajes quedarán hoy desbloqueadas en la Comisión Europea. Han sido dos meses de incertidumbres y de nervios, desde que prosperó una queja de Cineastas contra la Orden de desarrollo de la Ley del Cine. Pero Bruselas ya está lista para dar el visto bueno al sistema de ayudas a la industria. Y conceder así una tregua a la política del Ministerio de Cultura, atosigado por diversos problemas en el frente del cine.

La Comisión Europea hará público un comunicado con la decisión de la actual comisaria de la Competencia, la holandesa Neelie Kroes. Con este gesto, Kroes evita pasar la patata caliente a su sucesor, el español Joaquín Almunia, que se hará cargo del departamento la semana próxima.

La UE considera infundadas las quejas de Cineastas contra la Orden

Los promotores del colectivo dicen que su existencia ya no tiene sentido

Álex de la Iglesia: "Es la mayor alegría que me podían dar, las cosas van a mejor"

La Comisión cree que el plan español es conforme a la ley comunitaria

Bruselas desestima por infundadas las quejas presentadas por Cineastas contra la Orden, un grupo que aglutina a más de 200 personalidades del sector (directores, productores, guionistas, actores y técnicos) y que surgió el verano pasado en contra de la orden ministerial que regulaba las ayudas contenidas en la Ley de Cine de 2007. El colectivo pidió amparo a Bruselas ante lo que consideraban un trato de favor a las películas de alto presupuesto en detrimento de las pequeñas producciones.

Tras estudiarlo, la Comisión Europea considera que el plan español de ayudas al cine es plenamente conforme con la legislación comunitaria y en línea con la comunicación sobre ayuda a la producción cinematográfica europea de 2001. Bruselas avisa, sin embargo, de que este sistema de ayudas solo está vigente hasta 2015, fecha en la que deberá ser revisado.

Fue a finales de noviembre del año pasado cuando la Comisión Europea anunció el suspenso de la orden ministerial publicada en el Boletín Oficial del Estado el 24 de octubre. Y solicitó al Gobierno español más datos para estudiar si el sistema de ayudas contenido en la citada orden se adecuaba a la legislación europea. La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, intervino ayer en el Parlamento Europeo, donde fijó como objetivo de la Presidencia española la potenciación de la cultura como factor de desarrollo europeo, social y económico. González-Sinde ha defendido siempre la legalidad de la orden, que estaba en entredicho hasta hoy, y quitó hierro al asunto. En declaraciones a este periódico, la ministra aseguró en su día que la decisión de Bruselas era una práctica habitual y expresó su convencimiento de que en un plazo breve se podría llegar al desbloqueo de la situación. La convocatoria de ayudas al cine para 2010, que estaban suspendidas a la espera de lo que decidiera la Comisión Europea, será publicada en breve.

Y mientras el sector de la producción acogió la noticia con entusiasmo, en el grupo de Cineastas contra la Orden cayó como un jarro de agua fría . El productor José Nolla, uno de los más activos miembros del colectivo, declaró a EL PAÍS que siempre han sido realistas. Esperaban con escepticismo la decisión de Bruselas. "Somos un grupo pequeño y sabíamos que luchábamos contra algo muy grande. Hemos ejercido nuestro derecho democrático y, aunque seguimos opinando que la orden ministerial contiene aspectos negativos para el cine español y choca con la filosofía de la Ley de Cine, esto es lo que hay y ahora nos toca seguir haciendo cine. Lo hemos intentado y ya no hay mucho más que hablar", explicó.

Nolla confía en que de algunas de las alternativas que han presentado a Cultura puedan ser aceptadas. Sobre el futuro de Cineastas contra la Orden, que también presentó en la Audiencia Nacional un recurso contencioso administrativo, José Nolla dudó sobre el sentido de su existencia.

El presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), Pedro Pérez, alabó por su parte la rapidez con la que Bruselas ha tomado la decisión "frente a los malos augurios de algunos" y aseguró que no se ha producido ningún daño a la producción cinematográfica de cara a 2010. "No se ha alterado en nada el calendario previsto", añadió Pérez. A pesar de su claro optimismo, la FAPAE había advertido a Bruselas en una carta que la paralización de la norma supondría "una gran catástrofe para el cine español". Pérez, que durante estos dos meses ha estado en contacto con representantes de Cineastas contra la Orden, aseguró ayer su intención y su voluntad de continuar con estas reuniones y alcanzar acuerdos.

Uno de los que más se alegró ayer con la medida de Bruselas fue Álex de la Iglesia, director y presidente de la Academia de Cine, que rueda estos días en Madrid Balada triste de trompeta. "En la situación de cansancio absoluto en la que me encuentro por el rodaje, la noticia del desbloqueo de Bruselas es la mayor alegría que me podían dar hoy. Y que soy un tipo optimista, por primera vez mi optimismo no es una ilusión. Las cosas van claramente a mejor".

La reacción de Álex de La Iglesia refleja de un modo muy plástico la importancia del gesto. Después de todo, se pone punto final a una de las grandes crisis del cine español en los últimos años.

El texto de la discordia

- La orden de desarrollo de la Ley del Cine prevé más dinero para guionistas. Con esta medida, el sector experimenta una subida de las subvenciones importante. Habrá 10 ayudas anuales de 40.000 euros a guiones cuyos autores cuenten ya con experiencia y otras 10, de 20.000 euros, para las que no se entrará a valorar los trabajos realizados anteriormente. El sistema de puntos de la ley también tendrá en cuenta los guiones.

- Ayudas anticipadas. Se produce un cambio fundamental en estas ayudas, que tienen que ser aprobadas por una comisión. Se concederán a 20 películas por año. Podrán llegar hasta un millón de euros, aunque lo normal será que las ayudas oscilen entre 500.000 y 700.000 euros. Hasta ahora, estaban entre los 300.000 y 400.000 euros.

- Subvenciones automáticas. No sólo se valora los costes de la película y la taquilla, también se implanta un sistema de puntos, que valora la presencia en festivales o premios logrados.

- En el sistema de puntos se concederá 1,5 por cada 45.000 euros de la inversión del productor, con un máximo de 120 puntos. Cada punto supone 10.000 euros. No podrán superarse los 1,2 millones de euros, a los que se pueden añadir otros 800.000, según el número de espectadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de enero de 2010

Más información