ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 10 de enero de 2010
Crítica:TEATRO

El Cabanyal no se rinde

¿Usted es valenciana? "Sí, pero no mucho". ¡Cuánto recuerda, desde este primer diálogo, el humor de Lluïsa Cunillé y de Paco Zarzoso al de Miguel Mihura y Tono, que escribieron también en colaboración! El alma se serena, su nueva obra a dos manos, es un juego de ingenio enraizado en la tradición de la comedia del disparate, un alarde de humor verbal al servicio de un argumento mínimo, extraído de la actualidad.

Sus tres protagonistas, encerrados en una vivienda del tramo del barrio marinero del Cabanyal que el Ayuntamiento de Valencia pretende derribar para prolongar la macroavenida de Blasco Ibáñez hasta la línea de playa, viven una situación única y claustrofóbica similar a la que se vive en tantas comedias de Ionesco, desde Delirio a dúo a Las sillas. Quizá lo nuevo sea que Zarzoso y Cunillé intenten hablar de la actualidad política y social española a través de ese humor inverosímil que Mihura y compañía utilizaron en su día para evadirse de ella, y que Ionesco usó para crear parábolas de carácter universal.

EL ALMA SE SERENA

Autores: Lluïsa Cunillé y Paco Zarzoso. Intérpretes: Lola López, Pep Ricart y Ana Cediel. Escenografía: Damián Gonçalves. Dirección: Paco Zarzoso. Sala Cuarta Pared. Hasta el 16 de enero.

El alma se serena interesa y divierte: tiene momentos chispeantes, un comienzo inquietante y un final perturbador, aunque carece de nudo, como las Fallas y los fuegos de artificio. Esos tres habitantes orillados en el barrio a punto de caer bajo la piqueta, tan bien interpretados por Pep Ricart, Lola López y Ana Cediel, tienen un recorrido dramático posible mucho mayor que el que se les concede. Como el matrimonio de La cantante calva, son texto sin emociones, color sin volumen. Están ahí para hacernos sonreír cuando dicen: "Todo lo que tienen de mudos los peces, lo tienen de locuaces las pescaderas".

Ana Cediel le presta su encanto huidizo a Malvarrosa, cándida, oblicua y frágil arquitecta metida a azafata, siempre de uniforme, como la bella Dorotea de Mihura. Pep Ricart le da empaque a su ex jugador de Bolsa desplumado por las manos fuertes del mercado y sometido a la discrecionalidad de los servicios sociales, y Lola López consigue que su relojera empleada en Mercadona, al principio toda cáscara, nos parezca toda cogollo al final. En El alma se serena hay, en fin, suaves andanadas contra la corrupción y el nepotismo endémicos. Es teatro con alma de cabaré político.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana