ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 7 de mayo de 2009
Alerta sanitaria

La OMS acelera la vacuna

- Los fabricantes deberán aumentar un 50% la producción para cubrir la demanda - El virus de la nueva gripe se propaga en EE UU, pero a menor ritmo del esperado

Si hay una herramienta que podrá frenar la nueva gripe, será la vacuna. Pero pasar de la idea a la práctica no es tan fácil. Ayer, la directora de investigación sobre vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Marie-Paule Kieny, admitió que todavía no había ningún laboratorio en disposición de fabricarla. Una situación que espera que cambie a partir de la semana que viene, cuando la OMS se reuna con los mayores laboratorios (se calcula que hay una veintena con capacidad para producir el fármaco) para ponerse de acuerdo en la fabricación.

"No es un problema técnico", admitió Kieny. "La tecnología es muy vieja [hay que sembrar el virus en huevos de gallina para que se reproduzcan, y luego, tras inactivarlos, se usan para estimular el sistema inmunológico de las personas], y sólo algunos coadyuvantes [factores que aceleran el proceso] están sujetos a la propiedad intelectual. Para el resto no hay patentes", señaló la experta de la OMS.

Está ya listo un análisis rápido que permitirá hacer los diagnósticos antes

Sólo queda un enfermo español ingresado. 127 casos se han descartado

Hasta ahora no ha sido posible empezar a fabricar la vacuna porque el primer paso es tener un número suficiente de muestras del virus. Uno de los asuntos que tendrán que discutir la OMS y los laboratorios es su reparto, porque no sería justo que una farmacéutica dispusiera de ellas antes, lo que le daría una ventaja competitiva.

Otra cuestión a discutir es la cantidad de vacunas que habrá que producir. Cada año se fabrican entre 700 millones y 900 millones de tratamientos preventivos contra la gripe estacional, dijo Kieny. El objetivo es aumentar esta cifra un 50% (hasta los 1.200 millones de dosis), de manera que se pueda atender a la vez la demanda de la gripe estacional y la del nuevo virus H1N1.

Esta cifra, sin embargo, puede quedarse corta, admitió Kieny, porque hay detalles que no se sabrán hasta dentro de cuatro o cinco meses. El más importante, si para inmunizar a la gente harán falta dos o tres inyecciones (una para la gripe común y una o dos para la de origen porcino).

Otra cuestiólos laboratorios es el precio del tratamiento. La vacuna no tiene por qué ser cara (la estacional cuesta unos 20 euros por persona), pero aun así habrá países que no podrán pagarla. La OMS espera conseguir por lo menos 110 millones de dosis gratis de dos laboratorios para los más pobres, o, si no, fondos del Banco Mundial o de las organizaciones de la ONU que tienen capacidad para financiarlo: Unicef y la Organización Panamericana de la Salud (PAHO), según explicó Kieny, quien advirtió que todos los planes pueden variar si el virus muta.

Porque día a día se sabe más del patógeno, y no todo son malas noticias. La expansión parece haberse frenado, de acuerdo con los últimos datos de la OMS (los casos confirmados han pasado de 1.419 a 1.893 en un día y medio). Además, los expertos cada vez conocen mejor el agente y su comportamiento. Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) de EE UU anunciaron que han desarrollado equipos de diagnóstico rápido y que ya los habían enviado a todos los Estados. También se espera que los ofrezcan a la OMS par que los ofrezcan a la OMS para su uso en países del sur.

Esta mejoría en los sistemas de detección podría explicar en parte por qué EE UU ha registrado en un día un 50% más de casos que el anterior: del martes al miércoles los diagnósticos confirmados han pasado de 403 a 642. La cifra de fallecidos se mantiene en dos.

En contra de la situación en México, foco de la gripe, donde según el ministro de Sanidad, José Ángel Córdova, el ritmo de transmisión está bajando, las autoridades sanitarias de EE UU advirtieron ayer que esperan "más casos, más hospitalizaciones y más muertes".

La buena noticia llega de un estudio hecho a partir de los datos de los brotes de Estados Unidos, el país con más casos después de México. Un estudio hecho por Ira Longini, epidemióloga de la Universidad de Washington, en Seattle, indica que la tasa de infectividad (el número de personas que se contagian a partir de una afectada) es de 1,4. Esta tasa es inferior al de una gripe normal, indica Longini. Dependiendo del virus de cada invierno, la proporción está entre 1,5 y 3.

Pero el estudio de Longini, como ella misma admite, es preliminar (Estados Unidos está ahora en la fase ascendente de la epidemia), y tiene otra lectura más preocupante: que más del 25% de los casos se infectaron en el país. Este porcentaje es muy alto. En España, el país europeo con más casos, los últimos datos del Ministerio de Sanidad indican que 9 de los 81 infectados no han estado en México (el 11% del total).

Por eso todavía la OMS no considera necesario declarar el estado de pandemia (falta que se confirme que la transmisión es fácil fuera de América), y la ministra Trinidad Jiménez pudo decir ayer en Zaragoza que la situación está "muy controlada" y es "muy estable".

Mientras, la guerra diplomática continúa. La OMS ha pedido explicaciones a los países, como China, que han prohibido la entrada de ciudadanos de Estados afectados. "Tienen que demostrar que hay un motivo de salud pública", dijo Kieny. España, por su parte, sigue su batalla para que se levante el veto a los productos porcinos en Rusia.

Diario de una crisis

- El foco de la gripe parece que se ha desplazado de México a Estados Unidos. Este último país ha confirmado un aumento en un día del 50% en los casos confirmados (ha pasado de 403 a 642). Los Centros de Control de Enfermedades (CDC) ya han advertido que habrá más infecciones, más hospitalizaciones y más muertes. También han elaborado una prueba rápida que hará que las cifras aumenten en cuanto lleguen a todos los Estados.

- La Organización Mundial de la Salud (OMS) cree que ya hay material suficiente para afrontar la preparación de una vacuna. Espera que no sea muy complicada. Aun así, tardará de cuatro a seis meses.

- Los laboratorios tendrán que aumentar un 50% su capacidad para producir inmunizaciones: de los 700 millones de dosis anuales a los 1.200 millones. Sólo así se podrá mantener la fabricación de tratamientos contra la gripe invernal, más los de la nueva.

- En España se han confirmado ya 81 casos de infectados por el H1N1. Hay otros 49 sospechosos. De momento, todos los enfermos han sido leves. Sólo queda uno hospitalizado, y se ha descartado el caso sospechoso de Ceuta, por lo que África sigue libre del virus. En cambio, ya ha habido nueve transmisiones secundarias (fuera de México).

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana