Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Obama plantan un huerto ecológico

El terreno suministrará los vegetales a la cocina de la Casa Blanca

En tiempos de crisis, nada como tener el propio huerto en el jardín de casa. La familia Obama ha decidido plantar vegetales en una parte del terreno trasero de la Casa Blanca. La última en hacerlo fue Eleanor Roosevelt, que, durante una crisis bien distinta a la actual, en la Segunda Guerra Mundial, construyó lo que bautizó como un "huerto de la victoria".

Más de 20 estudiantes de quinto curso -10 años- de la Escuela de Primaria Bancroft, de Washington, ayudaron ayer a la primera dama a arar una parcela de 100 metros cuadrados en la que se han plantado los 55 vegetales favoritos de la familia presidencial: rúcula, espinacas, brécol, cebollas y zanahorias entre ellos. Lo que no habrá, según ha confirmado la Casa Blanca, es remolacha, porque al presidente no le gusta ese vegetal.

Además de ser una forma de aprovisionarse de comida por si acaso la crisis acaba por imponer la sobriedad presupuestaria también en la Casa Blanca, el gesto de plantar vegetales en la sede de la presidencia está impregnado de un ecologismo que Obama defendió en su campaña: plantar vegetales y comer comida cultivada sin fertilizantes ni pesticidas artificiales es una forma de respetar el medio ambiente, al reducir el consumo de productos criados en grandes plantaciones.

Los Obama han querido así reconocer la labor de la célebre chef ecologista Alice Waters, que aboga por la producción local y orgánica de vegetales y que lleva pidiendo la creación de un huerto en la Casa Blanca desde que Bill Clinton llegara a esa residencia en 1993. "¡Éste es el verdadero huerto de la victoria!", dijo en una carta pública enviada al presidente.

Ademas de servir de ayuda en la dieta alimenticia de las hijas del presidente, Malia y Sasha, este jardín es barato. El terreno ha salido gratis. Y el coste de todas las semillas no ha superado los 200 dólares (147 euros).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de marzo de 2009