Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Tiempo al tiempo

Puede parecer una afirmación exagerada, pero no lo es: Nacho Vigalondo ha hecho la primera película española genuinamente adscrita al género de la ciencia-ficción. Podría sonar como un chiste decir que Los cronocrímenes es la mejor película de ciencia-ficción en la historia del cine español, porque este debut no tiene modelos con los que batirse y / o medirse. Por eso es mejor mantenerse en los márgenes de la prudencia: el trabajo de Vigalondo nace de la convicción de que el género no se define a través de su iconografía, sino en su médula conceptual.

Revisando Los cronocrímenes resulta tan fácil entender su poder de seducción fuera de nuestras fronteras -su trama es un rompecabezas que va articulando sus piezas con pasmosa precisión- como la perplejidad que suscita en algunos espectadores -Vigalondo parece jugar al vaciado de carisma, al distanciamiento y al humor minimal, helado y desconcertante-. A esta miniatura esquinada de viajes en el tiempo hay que darle, precisamente, tiempo, volver a ella para descubrir los matices de su juego, sus múltiples lecturas, entre la metaficción (su desmontaje de situaciones y arquetipos es soberbio) y la metáfora psicoanalítica (el héroe de la película construye y destruye su propia fantasía sexual para sobrevivir). Hay mucha tela (teórica) que cortar en Los cronocrímenes: lo mejor es iniciar la partida rindiéndose a su rara inteligencia.

LOS CRONOCRÍMENES

Dirección: Nacho Vigalondo.

Intérpretes: Karra Elejalde, Bárbara Goenaga, Candela Fernández,

Nacho Vigalondo.

Género: ciencia-ficción. España, 2007.

Duración: 88 minutos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de junio de 2008