ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 27 de febrero de 2008
Entrevista:HENRI TESSIER | Arzobispo de Argel | Conflicto religioso en Argelia

"Algunos grupos quieren reducir la presencia de los católicos"

Henri Tessier, de 78 años, arzobispo de Orán y ahora de Argel, lleva 53 años en Argelia y posee la nacionalidad del país que le acoge. No disimula cierto resentimiento hacia los evangélicos, esa rama de la Iglesia protestante que ha irrumpido recientemente con fuerza en el país y logra conversiones al cristianismo causando la alarma entre las autoridades.

"Ellos han llegado a África, pero los primeros que hemos sufrido las consecuencias de sus acciones hemos sido los católicos", se queja en su residencia. "No somos responsables de su actuación, pero la administración toma medidas no solo contra ellos sino contra nosotros".

"Desde hace un par de años la administración argelina nos causa dificultades de diversa índole cada dos o tres meses", prosigue el clérigo. "Se enmarcan, suponemos, en su lucha contra el proselitismo de los grupos evangélicos". "Nos mete en el mismo saco a ellos y a nosotros".

No en balde la prensa suele ilustrar sus artículos sobre el proselitismo evangélico con fotos de la basílica Nuestra Señora de África, un templo católico. "Los católicos tenemos, sin embargo, otra forma de enfocar el testimonio cristiano", diferente de los evangélicos, recuerda.

La Iglesia católica en Argelia no hace proselitismo. Tiene un perfil bajo, pero "aún así hay grupos en Argelia que se esfuerzan por recortar nuestra implantación" se lamenta el arzobispo. "Pese a todo seguimos manteniendo una presencia en todo el territorio", afirma orgulloso.

Cuando hace dos meses se reunió en la Nunciatura Apostólica con una quincena de embajadores occidentales para exponerles su preocupación, Henri Tessier no dudó, sin embargo, en pedir también ayuda para los evangélicos. En la lista de agravios que entregó a los diplomáticos figuran algunos padecidos por esa comunidad religiosa.

A corto plazo lo que quita el sueño al arzobispo es el recurso presentado contra la sentencia del 30 de enero que condena al sacerdote Pierre Wallez a un año de cárcel por rezar con un grupo de subsaharianos en un lugar no permitido -un bosque- cerca de Maghnia, una ciudad pegada a la frontera marroquí.

"Aquello no fue acto de proselitismo porque se trataba de cristianos cameruneses", resalta Tessier. "El padre Wallez se conformó con orar [el 26 de diciembre] en el contexto de la Navidad". "No siquiera llegó a decir misa". "La ley se ha aplicado de manera errónea", recalca.

El arzobispo de Argel, Henri Tessier.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana