ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 13 de febrero de 2008

Condenado en Argelia un cura que oró con emigrantes

Un tribunal argelino impone un año de cárcel a un cura francés que oraba con los subsaharianos en un bosque cercano a Marruecos- La Iglesia católica "no comprende" la sentencia

Pierre Wallez, un sacerdote francés, no podía imaginarse que su visita del 26 de diciembre a los subsaharianos en Maghnia iba a ser la última. Llevaba ocho años auxiliándoles en los bosques cercanos a esa cuidad argelina pegada a la frontera marroquí.

Se desplazaba generalmente acompañado por un médico argelino de las urgencias del hospital de Maghnia que curaba las heridas de esos emigrantes que viven a la intemperie y aspiran a cruzar a Marruecos para, desde ahí, dar el salto a España. Las patrullas de Gendarmería siempre dejaban circular al sacerdote y al médico.

El 9 de enero los gendarmes cambiaron de parecer. Registraron a los dos voluntarios y encontraron "pruebas" para detenerles. El clérigo llevaba todo el ornamental litúrgico para decir misa y el médico un botiquín de primeros auxilios y medicamentos.

Tras 30 horas en el cuartelillo, el cura fue inculpado por haber rezado -no llegó a decir misa- el 26 de diciembre en un lugar no autorizado para el culto no musulmán con un puñado de cameruneses, nigerianos y ghaneanos. Su acompañante fue acusado de ejercer la medicina al margen de un centro público, pero utilizando medicamentos del hospital en el que trabajaba.

"Es difícil imaginar en qué lugar autorizado los emigrantes sin papeles y que viven en plena naturaleza pueden reunirse para practicar su religión", se indigna monseñor Alphonse Georger, obipo de Orán.

"(...) todas las medicinas han sido sufragadas por la Iglesia católica en el marco de la ayuda humanitaria que brinda a los desamparados", precisa el obispo. "Ninguna prueba del empleo de material hospitalario ha podido ser aportada excepto, acaso, el esparadrapo", concluye.

Wallez fue condenado el 30 de enero, por un tribunal de Maghnia, a un año de cárcel -no debe ingresar en prisión- y a una multa de 200.000 dinares (2.075 euros). Al médico le cayeron dos años -sí deberá ingresar en prisión- y la misma multa.

"La Iglesia católica de Argelia", reza un comunicado recién publicado por el obispado, "no comprende esta sentencia contra dos personas que efectuaron, de acuerdo con su conciencia, gestos religiosos o humanitarios". Ha recurrido el veredicto.

Las autoridades argelinas emprendieron, hace dos años, una ofensiva contra el proselitismo, que consideraban agresivo, de los evangélicos. "Está claro que ya no establecen diferencias" entre católicos y evangélicos, constata monseñor Tessier, arzobispo de Argel.

"El fenómeno del proselitismo", aseguraba hace una semana el jeque Bouamran, que encabeza el Alto Consejo Islámico argelino, "es, desde hace algún tiempo, en nuestro país más visible y más cínico". El ministro de Asuntos Religiosos, Buabdalá Ghamalá, insistía, por su parte, en el necesario respeto de la legislación argelina que no permite erigir lugares de culto sin su autorización previa.

Ceremonia católica en Argelia. / AFP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana