Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares marroquíes identifican a tres de los 8 ahogados en Barbate

Otros cuatro cadáveres sin nombre esperan en el tanatorio de Los Barrios

Desde el inicio del nuevo año el mar ha ido arrojando hasta ocho cadáveres de inmigrantes en las playas gaditanas tras el hundimiento de una patera que se cree que naufragó en Nochevieja. Es ahora, tras la gestión de las propias familias, diplomáticos marroquíes y autoridades españolas, cuando esos cuerpos han comenzado a recibir nombres y apellidos. Los tres primeros, tres hombres de apenas 20 años, ya han sido identificados por sus parientes en el tanatorio de Los Barrios, donde el resto aguarda también alguien que les ponga nombre.

Fueron las propias familias las que denunciaron ante la administración marroquí la desaparición de sus seres queridos tras aventurarse a cruzar el Estrecho en una patera. Los trámites iniciados después de esa denuncia entre los gobiernos de ambos países han permitido que se hayan desplazado hasta el tanatorio primos de los desaparecidos, que han reconocido visualmente los cuerpos.

Dos de los fallecidos eran primos hermanos, naturales de Beni Mellal, localidad del centro del país. Uno de ellos era vecino puerta con puerta del tercer cadáver, reconocido ayer por la tarde por un familiar desplazado hasta Los Barrios. Hoy se espera la llegada del hermano para una identificación más directa. Estos reconocimientos todavía no son oficiales. La policía judicial de la Guardia Civil debe trasladar hoy mismo esta información a la jueza encargada del caso, quien podría ordenar pruebas de ADN para cotejar las identidades, lo que retrasaría varias semanas la repatriación de los cadáveres.

Quedan otras cuatro personas por identificar en el tanatorio de Los Barrios, donde todavía no ha llegado el octavo cadáver encontrado aunque sus responsables creen que también será trasladado allí hoy mismo, al ser el único centro funerario con suficiente número de cámaras para estancias que se presumen prolongadas. Es el mismo tanatorio que acogió a muchos de los muertos en otra reciente tragedia de la inmigración clandestina, el naufragio de una patera en Rota, en el que fallecieron 37 inmigrantes. Entonces como ahora muchos de los ocupantes de la embarcación eran jóvenes, parientes entre ellos, y vivían en una aldea de la misma zona de Beni Mellal.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de enero de 2008