Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presentado un videojuego en el que se juega a ser víctima de acoso escolar

La empresa norteamericana Rockstar fue la creadora del violento Grand Theft Auto Rap

Un niño de 15 años llega como nuevo alumno a un internado en el que es víctima de bullying (acoso escolar, en inglés) y tiene que ingeniárselas para salir al paso de las agresiones, burlas y desprecios de sus compañeros. En el trailer del videojuego Bully (matón, en inglés), el protagonista es recriminado por el director ya desde el principio porque ha sido supuestamente rechazado en otros colegios; un compañero mayor le exige que le limpie los zapatos, y un grupo de seis chicos le persigue y también acosa a un estudiante delgado con gafas que se presenta a las elecciones estudiantiles. Cuando el protagonista, Jimmy Hopkins, se queja al director de que el centro está lleno de "acosadores y maníacos", éste le responde que eso son "tonterías".

El gigante estadounidense Rockstar, más conocido por el violento videojuego Grand Theft Auto Rap, acaba de hacer público este nuevo producto en Estados Unidos. Esta empresa pretende con el nuevo producto suavizar las críticas y voces de protestas que había despertado entre asociaciones de consumidores, legisladores norteamericanos y la propia industria. El motivo es que en el videojuego anterior, Grand Theft Auto Rap, era muchísimo más violento. Estaba protagonizado por un mafioso que obtenía puntos realizando actos relacionados con la violencia, el sexo, las drogas y el alcohol. Aquel juego causó tal controversia que diversos Estados regularon a partir de entonces la venta de videojuegos.

En Bully, el objetivo del adolescente es superar los obstáculos lo mejor posible, tanto los que le pone la jerarquía del colegio, al no hacer caso de sus quejas sobre el acoso escolar, como los que generan algunos de sus compañeros.

En vez de comportarse como un asesino, el protagonista, Jimmy Hopkins, es presentado como un travieso y caprichoso adolescente que juega a pelearse con sus compañeros. No se siente atraído por el sexo, el alcohol o las drogas y su máxima es jugar y ser aceptado por los que le rodean.

Sin embargo, tampoco se deja asustar por los malos. Jimmy Hopkins no duda en plantar cara a un grupo de matones, todos perfectamente identificados con un uniforme. Dentro de las reglas del mundo creado por Rockstar, se potencia el enfrentamiento con los matones, pero no se permiten las agresiones.

Los protagonistas del videojuego ni pueden beber alcohol ni ir de noche al dormitorio de las niñas. La falta de asistencia a clase está penalizada. Si el jugador se olvida de descansar, el protagonista acusa la falta de sueño.

La compañía sacará a la venta el nuevo producto el próximo mes de octubre, exclusivamente para la consola de Sony PlayStation 2, que tiene 100 millones de usuarios en todo el mundo. En España, la Asociación contra el Acoso Escolar de Cataluña ha pedido ya al Gobierno español y a los partidos políticos que prohíban videojuegos como Bully y promuevan una legislación contra el acoso escolar.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de agosto de 2006