Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NEUROLOGÍA | La técnica española está avalada por ensayos clínicos que demuestran su eficacia

Neurorreflejoterapia contra el dolor de espalda

No es un invento chino ni tiene nada que ver con la acupuntura: la neurorreflejoterapia es una técnica española avalada por la medicina científica. Las pequeñas grapas utilizadas habitualmente en cirugía para coser la piel han demostrado ser un tratamiento eficaz y seguro para el dolor de espalda resistente a los fármacos cuando se implantan de forma transitoria sobre las terminaciones nerviosas. Ésta es la conclusión de la Colaboración Cochrane, una organización mundial que acredita y avala las intervenciones sanitarias que se ajustan a la llamada medicina basada en la evidencia.

La confirmación de la eficacia de esta tecnología proviene de una revisión sistemática de los tres ensayos clínicos realizados con neurorreflejoterapia, y ha corrido a cargo del Centro Cochrane Iberoamericano, con sede en Barcelona y dirigido por el epidemiólogo Xavier Bonfill. Es la primera vez que la Cochrane revisa una tecnología española.

"Esta técnica ha demostrado ser eficaz, segura y efectiva [eficaz no sólo en los ensayos clínicos, sino en condiciones reales de utilización] cuando es aplicada por especialistas entrenados en unidades especializadas, por lo que las conclusiones sobre su efecto sólo son válidas en esas condiciones de aplicación", explica Gerard Urrutia, primer autor de la revisión y miembro del Centro Cochrane Iberoamericano.

La neurorreflejoterapia, desarrollada originalmente por la Fundación Kovacs, el Ministerio de Sanidad y el Insalud, persigue el bloqueo de los mecanismos implicados en el mantenimiento del dolor, la inflamación y la contractura muscular, y su uso está indicado en los dolores de espalda que duran al menos dos semanas, que no precisan cirugía y que tienen una intensidad entre moderada e intensa (más de 3 en una escala de 10). Actualmente se utiliza en numerosas clínicas españolas y está incluida en el Servicio de Salud de las Islas Baleares, el Ib-Salut, según Francisco M. Kovacs, director científico de la fundación de su mismo nombre.

En total se suelen implantar entre 15 y 40 grapas quirúrgicas, que se introducen unos dos milímetros en la piel de la espalda próxima a la columna vertebral, justo en los puntos dolorosos (a cinco centímetros pierden efecto), según Kovacs. La neurorreflejoterapia no tiene nada que ver con la acupuntura porque "las grapas no se colocan en los puntos de acupuntura", explica Kovacs. "Además, en los ensayos clínicos con acupuntura se ha comprobado que esta terapia no es eficaz" para tratar el dolor de espalda, añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2004