Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gándara liga su narrativa con un presente absurdo y desmemoriado

El escritor publica 'Un amor pequeño'

Una historia de amor que en realidad oculta una reflexión sobre el tiempo actual. Eso es Un amor pequeño, la nueva novela de Alejando Gándara. El autor aseguró ayer que sintió la necesidad de escribir una obra "más ligada con el presente", un tiempo que considera raro, absurdo, desmemoriado, irresponsable y marcado por la mentira.

Un amor pequeño (Anagrama) marca una nueva etapa en la literatura de Alejandro Gándara (Santander, 1957). Una narrativa más ligada con el presente. "Muy cercana a lo que estoy viviendo. Un momento muy raro y delicadamente absurdo, nada fácil de explicar; por eso me incliné por el lado directo, concreto", aseguró ayer el autor en la presentación de la novela en Barcelona.

Gándara habló de su nuevo libro como "una novela sobre por qué amamos viviendo donde vivimos y qué sentido tiene esto". Una pregunta a la que intenta dar respuesta Ruy Nieves, el narrador y protagonista de la novela, un liquidador de empresas "que hace todo lo que debe hacer para descubrir que no mereció la pena hacerlo".

El relato arranca con el traslado de Ruy Nieves desde Madrid a A Coruña para cerrar una empresa editorial. Un viaje que también supone un regreso a los orígenes y en el que se cruza un nuevo amor, Práxedes, una joven de 24 años. Soliloquios "bordes, de un sarcasmo descreído" -como los calificó el editor Jorge Herralde-, van salpicando este libro en el que la gran dificultad para el autor fue construir el presente sin perder la capacidad de reflexión sobre este tiempo. "Intenté mantenerme como un narrador a media altura. Estamos en un periodo en que no se sabe bien quién es el narrador y quién es el autor".

La falacia

Gándara, director académico de la Escuela Contemporánea de Humanidades, reflexionó sobre "el momento absurdo en el que vivimos, donde se impone una especie de desmemoria. Al español no le interesa la memoria, no quiere tenerla"; y habló de una sociedad marcada por la falacia, "tal cantidad de mentiras que ya es casi imposible saber de qué está hablando uno".

Gándara (premio Nadal y Herralde de novela y Anagrama de ensayo) se mostró, sin embargo, optimista sobre un nuevo tiempo que llega: "Creo que van a pasar cosas muy buenas, un cambio en la forma de percibir la realidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de marzo de 2004