ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 8 de marzo de 2004
Reportaje:ELECCIONES 2004 | Andalucía

El maltrato entra en los programas

La oferta electoral para mujeres se centra en iniciativas contra la violencia

Tereixa Constenla Sevilla 8 MAR 2004

La oferta política para captar el voto femenino, presente en todos los programas electorales, dedica especial atención al combate contra la violencia hacia las mujeres, un fenómeno soterrado hasta diciembre de 1997, cuando Ana Orantes murió quemada por su ex esposo en Cúllar Vega (Granada). Entre las iniciativas más singulares figuran la asignación de sueldo a las amas de casa del PA, el compromiso del PP para alcanzar el 50% de tasa de ocupación femenina en 2008, la creación de una Consejería de la Mujer de IU y una ley integral autonómica contra la violencia de género del PSOE.

La literatura electoral tiene poca miga. En el capítulo destinado a las mujeres abundan las declaraciones de intenciones y las propuestas vagas, aunque todos coinciden en el diagnóstico de partida: la igualdad preside el marco legal pero no la vida cotidiana. Hay, no obstante, medidas concretas que evidencian el trasfondo ideológico de cada partido.

En la oferta electoral autonómica, las cuatro formaciones más votadas en los últimos comicios (PSOE, PP, IU y PA) coinciden en dedicar especial atención a la lucha contra la violencia hacia las mujeres. El PP ha elaborado el programa más extenso, aunque sus medidas se mezclan con las dirigidas a proteger a la familia.

La paridad constituye el otro aspecto que más atención recibe en la oferta política, aunque no figura en la del PP. "Ninguna democracia es completa ni verdadera si permite la dominación de unos individuos por otros", plantean los socialistas. "La igualdad es hoy todavía una aspiración no conseguida en su plenitud", remacha el PP, que reprocha al PSOE su "autocomplacencia y propaganda" y el incumplimiento de planes para recortar las desigualdades. "Lucharemos para que la igualdad de género sea realidad", proclama IU. "A menudo se ofrecen soluciones a las mujeres para problemas que no son específicos de las mismas, por ejemplo, para el cuidado de la infancia o de la tercera edad", advierte el PA.

- Violencia. El PSOE convierte en su apuesta más fuerte una ley "integral" en el marco de las competencias autonómicas para combatir la violencia hacia las mujeres y la creación de un "comisionado andaluz para la erradicación de la violencia de género". En la pasada legislatura, las organizaciones feministas exigieron una ley integral en el Congreso de los Diputados sin éxito por la negativa del PP a sacarla adelante.

En su oferta autonómica, el PP promete un nuevo plan de erradicación de la violencia de género, que incluiría juzgados especializados y la concesión del salario social a las víctimas en cuanto lo soliciten.

IU propone un plan de actuación en coordinación con los ayuntamientos y reforzar la red de alojamientos para las víctimas hasta alcanzar la ratio de una plaza por 10.000 habitantes. La medida más llamativa consiste en contemplar la responsabilidad civil subsidiaria de la Administración ante los casos de muerte o daños de mujeres a las que no se les haya garantizado su integridad.

Los andalucistas abogan por un plan integral que contemple medidas en el ámbito educativo (módulos pedagógicos contra esta violencia, educación en igualdad), medios de comunicación (código ético para "no repetir clichés machistas", económico (prestación por desempleo de 6 a 18 meses) y policial (cuerpo específico de agentes autonómicos).

- Paridad. Todos los partidos, excepto el PP, recogen la paridad en sus programas, aunque el compromiso con ella es desigual. Los socialistas incluyen su defensa de la democracia paritaria, garantizada por ley "cuando ello sea posible" y la composición paritaria en los órganos consultivos de la Administración autonómica.

IU propone una modificación de la ley autonómica del Régimen Electoral General para que incluya la paridad en las listas electorales, además de establecerla como obligatoria entre altos cargos autonómicos. El compromiso andalucista es más vago. Se limitan a "buscar la paridad" en puestos de responsabilidad y a "fomentarla" en la administración pública.

- Empleo. El programa socialista no detalla medidas concretas, aunque esboza líneas estratégicas para promover el empleo femenino, como la prioridad que recibirán de la contratación pública las empresas con planes de acción positivas para la igualdad.

El PP es el partido que dedica más atención a la alta tasa de desempleo femenino, que dobla la de los hombres. En lo que bautizan como Plan Mujer Activa proponen alcanzar una tasa de ocupación femenina del 50% en el 2008, subvencionar con 3.000 euros la contratación de paradas de larga duración con cargas familiares y más de 40 años y primeras demandantes de empleo y establecer una línea de microcréditos para empresas de mujeres. IU señala que se dará prioridad a la contratación en cuerpos con escasa representación femenina.

Las medidas en favor del empleo del PA se centran, sobre todo, en las víctimas del maltrato (bonificación de 3.000 euros a la contratación), aunque una de las propuestas más ambiciosas es la asignación de un sueldo para las amas de casa.

- Igualdad. El PSOE plantea crear una Secretaría General de la Igualdad, que sumaría el actual IAM y el Observatorio por la Igualdad, además de la elaboración de un plan estratégico para repartir los tiempos de forma igualitaria y una ley de igualdad de géneros. Además de impulsar concejalías específicas, el PP promete un nuevo plan de igualdad y un observatorio de estas políticas, entre otras medidas.

IU defiende que se refuerce el Defensor del Pueblo andaluz con una cartera adjunta para temas de discriminación de género, además de proponer un Consejo Andaluz de la Mujer y una Consejería específica. Los andalucistas hacen hincapié en la coeducación como una herramienta útil para combatir la desigualdad.

Promesas gratis

Como los programas electorales no incorporan una memoria económica, que permitiría calibrar si lo prometido será deuda o realidad, cada capítulo rebosa propuestas de gran tirón y similar impacto presupuestario.

De sumar el coste de todas las promesas de cualquier partido para los próximos cuatro años saldrían cuentas imposibles para la hacienda autonómica. Entre las medidas dirigidas a las mujeres también figuran promesas costosas.

- Partido Socialista. Guarderías en centros sanitarios grandes. Dar prioridad a mujeres solas con cargas familiares y pocos recursos en el acceso a la vivienda y el empleo.

- Partido Popular. Guarderías en grandes centros de trabajo públicos y privado. Subvenciones a autónomas. Plan de previsión para amas de casa.

- Izquierda Unida. El 5% de los presupuestos autonómicos se destinarán a políticas de la mujer. Se creará una pensión no contributiva para mujeres de más de 60 años que alcancen, como mínimo, el importe del Salario Mínimo Interprofesional.

- Partido Andalucista. Sueldo para las amas de casa. Elevar las pensiones de viudedad para rentas bajas. Prestación de desempleo a víctimas de maltrato.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana