Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro presuntos narcos, libres tras cumplir cuatro años de cárcel

Uno de ellos se encuentra ya en paradero desconocido

Cuatro presuntos narcotraficantes fueron puestos en libertad la pasada semana después de que cumplieran cuatro años de prisión preventiva, periodo máximo de privación de libertad a la espera de juicio previsto en la legislación española. Los cuatro quedaron en libertad, si bien la Audiencia Nacional les impuso diversas medidas cautelares. Uno de ellos ya se encuentra en paradero desconocido.

La instrucción de este proceso correspondió al titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, conocido por ser el juez del caso Banesto. Este magistrado fue designado posteriormente juez de enlace con las autoridades francesas y se trasladó a París por lo que fue sustituido por Juan del Olmo al frente del citado juzgado. La Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidida por Siro García Pérez e integrada por Manuela Fernández de Prado y Antonio Díaz, es la encargada de resolver los recursos que presentan los abogados de los presuntos narcos.

Fuentes de la Audiencia Nacional achacaron el retraso en enjuiciar el caso, aunque ya está concluida la instrucción, a la gran cantidad de recursos interpuestos por los procesados para dilatar el procedimiento. Se trata de una maniobra frecuente y, "aunque en la mayoría de las ocasiones conseguimos impedir sus efectos, siempre hay casos en los que no es posible, como en este caso", precisaron.

La Operación Carro contra el narcotráfico procedente de Turquía se investigó durante cuatro meses hasta que en abril de 1999 la policía apresó un camión procedente de Holanda y se incautó de 319 kilos de heroína -el mayor alijo de esa droga capturado en España- y 52 kilos de cocaína.

La droga pertenecía al cartel del turco Urfi Cetinkaya, apodado El Paralítico, que en aquel momento se encontraba en libertad, aunque ahora está preso en Turquía gracias a las pruebas aportadas a las autoridades turcas por la Fiscalía Antidroga.

Su hombre en España, según los indicios que obran en el sumario 10/99 del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, era José Gomes Pires Coelho, El Enano, portugués de 55 años. Junto a él fueron detenidos, en las tres fases de la operación, siete españoles, dos portugueses, un venezolano y un holandés.

Todos ellos, excepto cinco, fueron puestos en libertad provisional de forma más o menos rápida. En prisión quedaron, además de El Enano, Rui Teixeira, El Gordito, portugués de 34 años; Gregorio Fernández Antón, El Cojo, español de 47 años y presunto contable de la organización; Manuel Alberto Pavía García, El Chistoso, venezolano de 64 años, y Johannes Witjnants, el conductor del camión.

Los cinco han permanecido estos cuatro años en prisión, por lo que la Sección Primera de la Audiencia Nacional no ha tenido más remedio que dejarles en libertad. Pires ha sido entregado temporalmente a Portugal para ser juzgado, ya que tiene pendiente otra causa en ese país. Los otros cuatro quedaron libres la semana pasada. La Audiencia acordó diversas medidas cautelares, entre ellas la retirada de pasaporte y la presentación diaria en la Audiencia o en la comisaría más próxima a sus domicilios.

Todos ellos comparecieron en la primera presentación, pero Witjnants no se presentó en la segunda ocasión. La Audiencia ha acordado su busca y captura.

Fuentes de la Fiscalía Antidroga señalaron que el hecho no tenía mayor transcendencia, porque Witjnants no es una persona relevante en la organización, sino un camionero sin mayor responsabilidad que transportar la droga, y muy probablemente habrá viajado a su país, donde será nuevamente detenido. Las mismas fuentes aseguraron que el holandés ha cometido un error porque el tiempo que pasará en prisión en su país a raíz de esta fuga no le será computable como prisión preventiva cuando sea juzgado en España.

Witjnants transportaba maquinaria pesada, en concreto un compresor de grandes dimensiones, en el que estaban camuflados 297 paquetes de heroína. La droga había sido cargada en Holanda e iba a ser entregada en una nave alquilada por El Chistoso en el polígono industrial de Alcalá de Henares (Madrid), desde donde sería distribuida.

El precedente Cetinkaya

El turco Urfi Cetinkaya, El Paralítico, el más importante jefe del tráfico de heroína, constituye el principal precedente a la puesta en libertad de cuatro presuntos narcos tras haber agotado los cuatro años de prisión preventiva. El turco fue detenido el 15 de septiembre de 1991.

Centikaya, al igual que ahora ocurre con Witjnants y los otros tres imputados, fue puesto en libertad por la Audiencia Nacional en 1995 por no haber sido posible juzgarlo en el plazo de cuatro años. El fiscal pedía entonces para él 23 años de cárcel por haber introducido 12 toneladas de heroína.

El juicio no llegó a celebrarse porque Cetinkaya huyó a su país. Detenido en Estambul en 2000, fue juzgado y condenado gracias a las pruebas aportadas por la Fiscalía Especial Antidroga española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2003

Más información