ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 14 de abril de 2003

Cuba insiste en que el Gobierno de Bush es un peligro del que debe defenderse

Intelectuales y artistas cubanos acusan a EE UU de promover un "neofascismo" mundial

Aunque disidentes y diplomáticos en La Habana insisten en que el factor Estados Unidos es una simple excusa del Gobierno de Fidel Castro para "justificar la represión de opositores" y las últimas ejecuciones sumarísimas de tres secuestradores, las autoridades de la isla mantienen que la Administración de George W. Bush es un peligro real para Cuba frente al cual tienen que defenderse. El sábado, la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) aprobó una declaración en la que acusa a EE UU de promover un "neofascismo" a nivel mundial.

Funcionarios cubanos en La Habana ponen como ejemplo de los "verdaderos planes" de Estados Unidos dos recientes declaraciones de diplomáticos norteamericanos.

La primera es de James Cason, el jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, a quien en los juicios sumarísimos de la semana pasada se acusó de tratar de organizar, por orden de su Gobierno, "una quinta columna" dentro de la isla con el propósito de "subvertir el orden interno". "Apoyamos una transición rápida y pacífica a la democracia a fin de que el pueblo cubano pueda definir su propio destino, encontrando una vida mejor dentro de su propio país", señaló Cason el pasado 7 de abril en la Universidad de Miami, en el transcurso de una conferencia.

Según Cason, "desafortunadamente, por ser un país vecino, los problemas de Cuba también pueden tornarse" como los problemas de Estados Unidos. "Al margen del imperativo moral que impulsa nuestro apoyo a la democracia en Cuba, también tenemos un interés estratégico. La desintegración continua de la sociedad cubana genera inestabilidad a través de la región y crea la amenaza de una migración masiva hacia Estados Unidos", afirmó el diplomático.

"Señal positiva" de Irak

En La Habana tampoco pasaron inadvertidas las declaraciones del embajador de Estados Unidos en la República Dominicana, Hans Hertell, quien opinó esta semana que "lo que ya está pasando en Irak va a mandar una señal muy positiva, y es muy bueno el ejemplo para Cuba". De acuerdo con la televisión cubana, Hertell afirmó que la guerra que encabeza su país contra Irak es el inicio de "una cruzada liberadora en busca de que todos los países del mundo, incluido Cuba, pongan en práctica un sistema democrático".

A esta última declaración respondió personalmente el presidente cubano, Fidel Castro: "Felicidades por su declaración de hoy sobre la cruzada liberadora de su Gobierno, que incluye a Cuba. Muchas gracias", contestó.

Ayer, más de un centenar de intelectuales y artistas de la UNEAC se reunieron con Castro en una sesión de trabajo que tuvo como punto central analizar lo que está sucediendo en Irak. "Asistimos al siniestro propósito de imponer una tiranía mundial neofascista que garantice a la superpotencia imperial el control de los mercados, materias primas, fuentes energéticas, industrias y servicios fundamentales del planeta", denunció la declaración aprobada por el Consejo Nacional de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba el sábado.

Guerra de conquista

Según la UNEAC, organización a la que pertenecen más de 3.000 intelectuales y artistas cubanos, la "guerra de conquista" desatada por Estados Unidos contra Irak recuerda "la intervención fascista en España, en 1936, que constituyó el preludio de la II Guerra Mundial". "En estos días el peligro es mayor porque el retorno del fascismo (...) no tiene, como entonces, opositores armados ni muro de contención alguno, y su maquinaria bélica alcanza un poder devastador, capaz de destruir a cualquier país en cuestión de minutos", añade el comunicado.

La UNEAC señaló que, con la invasión a Irak, Washington impone un "criterio intervencionista que viola todos los acuerdos en materia de derecho internacional y pretende arrasar con los principios irrenunciables de soberanía y autodeterminación".

Por otro lado, Blanca Reyes, esposa del periodista disidente Raúl Rivero, sentenciado a 20 años de cárcel el pasado 7 de abril, pidió la mediación del papa Juan Pablo II y del presidente español, José María Aznar, para lograr la liberación de los opositores condenados. "Decenas de librepensadores, activistas de derechos humanos, periodistas independientes y opositores pacíficos han sido detenidos tras el registro de sus hogares y la confiscación de sus pertenencias", señala en una carta abierta a Juan Pablo II.

"Las autoridades cubanas", añade, "no hallaron ningún armamento, ni planes de asalto armado, ni proyectos de atentados, ni drogas, nada, durante las pesquisas". "Nada de esto existe ni siquiera en el pensamiento de los pacíficos disidentes, quienes sólo trabajan por lograr cambios en Cuba que conduzcan a una apertura democrática y a una vida más decorosa y próspera del país".

Veintinueve tribunales cubanos condenaron la semana pasada a 1.454 años de prisión a 75 disidentes en juicios sumarísimos. Cuatro de ellos fueron condenados a cadena perpetua. A los disidentes se les acusó de atentar contra la independencia e integridad territorial del Estado, conspirar con Estados Unidos y socavar los principios de la revolución.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana