Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comedia "Zapping" muestra las relaciones entre televisión y realidad

El tercer filme del director Juan Manuel Chumilla se estrena el viernes

Juan Manuel Chumilla habla del estudio de "diferentes lenguajes y el uso de diferentes texturas" al describir su tercer largometraje, Zapping. El filme, que se estrena el viernes, es una comedia en la que la televisión se convierte en una especie de personaje omnipresente que explica los hechos (a través de anuncios y programas) y que participa en los sucesos del filme. Una historia de celos, separaciones y ajuste de cuentas sentimentales que está interpretada por Alberto San Juan, Eduard Fernández, Paz Vega y Natalia Dicenta.

Un ama de casa de clase media que intenta recuperar a su marido a través de un programa televisivo, y el espacio de una cadena que reconstruye paso a paso el asesinato cometido por un novio celoso. Zapping es, según Juan Manuel Chumilla (Cartagena, 1961), una película sobre la interacción entre televisión y realidad. "En esta película, la televisión invade la realidad y la realidad invade la televisión", explica el director, que utiliza desde un vídeo casero a una cámara de super ocho, o el circuito cerrado de unos grandes almacenes, para relatar los sucesos de un filme cuya historia transcurre durante un solo día de verano y en el que nunca se deja de escuchar el ruido de la televisión. "La televisión está presente durante todo el filme, ya sea en primero o segundo plano. De ella surgen muchas de las claves de la película", explica su director, que destaca el juego de diálogo, de plano contra plano, entre los actores y la televisión en la estructura del filme."El montaje fue especialmente laborioso porque mi intención era contar una historia a través de diferentes lenguajes y respetando cada una de las texturas propias de diferentes soportes: 35 mm, betacam, cine o vídeo doméstico de 8 mm".

Alberto San Juan (el marido infiel, "con un conflicto patético y ridículo, pero bastante trágico, que es la incapacidad de ser y, por tanto, vivir siempre interpretando un papel, ya sea el de padre o el de marido", afirma el actor), Natalia Dicenta (la esposa que en pleno arrebato de leona herida decide llevar su historia a la tele para recuperar a su marido), Paz Vega (la nueva pareja, una joven celosa de la ex mujer) y Eduard Fernández (el peligroso y celoso ex novio de la nueva mujer) interpretan este filme, "una comedia realista y comprometida", afirma su director, "pero con vocación comercial", añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de agosto de 1999