ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 16 de junio de 1997

Rafael Ribó defiende con pasión la unidad de la izquierda ante un Anguita reticente

  • El líder de IU quiere que el PSOE "pida perdón" por la corrupción y cambie su política europea

Las intervenciones de Julio Anguita y Rafael Ribó, ayer, en la clausura de la fiesta de Treball, pusieron de manifiesto las profundas diferencias que existen entre las direcciones de Izquierda, Unida e Iniciativa per Catalunya. Mientras que Ribó reclamó de la izquierda que de prioridad a una política de unidad que haga frente a la derecha, Anguita puso el acento en las diferencias con el PSOE y no expresó ninguna crítica al Gobierno del PP. Numerosos seguidores de IC portaban adhesivos contra Anguita con los lemas "PP, no; sindicatos, sí" y "Debate, sí; sanciones, no", aunque otros reclamaban un "PSUC vivo".

Aprovechando que el mitin final de la fiesta anual de IC era un homenaje a la candidatura unitaria de la izquierda al Senado, la Entesa dels Catalans, que hace 20 años se impuso en las cuatro circunscripciones catalanas, Anguita y Ribó centraron sus discursos en la política unitaria, aunque con orientaciones muy distintas.El primero recordó que tanto la experiencia de la Entesa en 1977 como la colaboración entre socialistas y comunistas en Francia ese año se basaban en la existencia de un programa y de unas necesidades concretas. "La unidad no es cuestión de discursos ni de letanías, sino de propuestas programáticas. ¿Para qué vamos a ir juntos, para hacer qué?", dijo Anguita. "Venga, vamos a la unidad de la izquierda, pero para aplicar un programa de izquierdas", se contestó. Y se preguntó a continuación si el PSOE va a pedir perdón por la corrupción, como ha hecho el Partido Socialista francés, y si están dispuestos a hablar de la unidad europea, económica pero también política y que ponga el acento prioritario en la lucha contra el paro.

"De igual a igual"

Recordó Anguita que en 1993 fue Felipe González quien prefirió la alianza con Jordi Pujol a la que le ofrecía IU: "Esto no se puede tapar con insinuaciones malévolas sobre quién apoya a quién", señaló. La unidad de la izquierda, agregó, sólo es aceptable "de igual a igual", "No somos gregarios de nadie, ni tenemos lazos de consanguinidad con nadie. No somos la muleta de nadie. El único contrato es el programa".En contraste, Ribó desgranó un discurso en el que abogó por dar prioridad a la unidad de la izquierda, salpicado de referencias críticas a la política de IU respecto a los sindicatos, a la política de sanciones internas sobre los discrepantes de Nueva Izquierda y al apoyo al PP en algunas votaciones.

Para Ribó no vale la teoría anguitista de las dos orillas (a saber, que el PP y el PSOE practican una misma política), porque el Gobierno de José María Aznar, con el apoyo de PNV y CiU, está "cambiando sustancialmente las políticas", y puso como ejemplos el apoyo a la escuela privada y la ruptura de la progresividad fiscal. "Para no confundir a la gente, hemos de dejar muy claro que nuestros adversarios son Aznar, Álvarez Cascos, Miguel Ángel Rodríguez y toda su gente", señaló el presidente de IC, quien citó al escritor Antonio Muñoz Molina, que ha escrito que "esta derecha es tan primitiva que ir contra ella apenas requiere reflexión".

El presidente de IC dijo que "hoy hay una necesidad y una expectativa para que respondamos desde las izquierdas a la nueva etapa del Gobierno de las derechas". Para Ribó la necesidad de una unidad de izquierdas "es elemental" y la espera mucha, gente, que no quiere peleas ni asimilaciones y no "pide penitencia [del PSOE], sino gobierno y alternativa".

Ante un Anguita circunspecto, el dirigente de IU celebró el acuerdo entre los socialistas y Esquerda Unida para las elecciones gallegas, llamó a que tanto el PSOE como IU renueven su discurso, destacó el papel positivo de los sindicatos y desautorizó la política de sanciones en IU: IC reitera la voluntad de trabajar con IU como su referente de Estado. Lo hacemos basándonos en el mensaje original de IU y de IC, aquel que pretendía y pretende sumar energías sociales alternativas, desde el pluralismo, superando formas y políticas del pasado, discutiendo las diferencias, para enriquecernos, no para dividirnos".

Sin comentarios

Anguita no quiso adelantar ante los periodistas las propuestas sancionadoras que propondrá hoy en la presidencia federal de IU contra los diputados y dirigentes de Nueva Izquierda. En su viaje a Barcelona le acompañaron otros dirigentes de la mayoría, como Víctor Ríos, Víctor Díaz Cardiel, Francesc Frutos y Francisco Martín Seco. El próximo día 29 Anguita volverá a Barcelona para participar en la fiesta de los comunistas del PCC.También el eurodiputado y ex secretario general del PSUC, Antoni Gutiérrez Díaz, coincidió con Ribó en la necesidad de impulsar la unidad de las izquierdas. "No hay otro camino", dijo, "que la unidad de la izquierda. No entraremos en el siglo XXI ni será posible la victoria de la izquierda si no es a través de la unidad. Y quien tiene más poder tiene también más responsabilidad y debe ser el más generoso", dijo refiriéndose al PSOE. Los últimos resultados electorales en el Reino Unido y en Francia demuestran que "sopla un nuevo viento que hay que saber aprovechar", pero "la única esperanza de futuro está en la unidad de las izquierdas". Unidad que pide "comprensión y diálogo", y respeto a la identidad y las raíces de cada uno, dijo el Guti.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana