ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 20 de abril de 1995
LA SUCESION DE MITTERRAND

El increíble que da credibilidad y que juega a ser payaso

  • JACQUES CHEMINADENUEVA SOLIDARIDAD
Ninguno de ellos tiene la menor posibilidad de pasar a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, pero no por ello renuncian a hacer campana y en algunos casos consiguen reunir multitudes en sus mítines, Son los ousiders de la carrera hacia el Elíseo. Desde el comunista Robert Hue, que se esfuerza por erradicar todo vestigio de estalinismo en el seno del PCF para adaptar el partido a los nuevos tiempos y al que los sondeos le atribuyen un 8%, hasta Jacques Cheminade, el candidato de un desconocido grupúsculo, Nueva Solidaridad, que se empeña en reivindicar la figura del trotskista estadounidense Lyndon LaRouche a pesar de que se le acusa de ultraderechista o de agente de la CIA. En medio quedan el vizconde Philippe de Villiers, crítico acérrimo de la Unión Europea, y la ecologista Dominique Voynet.

O. M. Todas les elecciones necesitan, para ser creíbles, además de un ganador, un candidato revelación, un perdedor y uno que, si no lo es, haga de payaso. Jacques Cheminade, de 53 años, pecha, precisamente, con el estigma del payaso. Dicen de él que es de extrema derecha, que pertenece a una secta, que le financia la CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos), que ha engañado a los alcaldes que le han concedido su aval y otro sinnúmero de historias. Lo cierto es que Cheminade mantiene un discurso socialdemócrata con una capa de cristianismo social, muy adecuado para un antiguo alumno de la prestigiosa Escuela Nacional de Administración.

Nada en él invita a la risa, nada hay en él de ridículo, excepto que nadie le cree, que nadie sabe de dónde sale y que el grupúsculo en el que se apoya -Nueva Solidaridad- es tan desconocido como las siglas de los movimientos que pululaban en las últimas cintas de Luis Buñuel.

Lo mejor de Cheminade, que hace propuestas de gran sensatez, es su empeño en reivindicar la figura del trotskista Lyndon LaRouche, eterno candidato perdedor a la presidencia de Estados Unidos, hombre que él adopta como su alter ego y del que dice que "nunca nadie fue tan calumniado". Su consigna es "Francia para reconstruir el mundo" y asegura que todas las enfermedades que padece su amado exágono son debidas al "cáncer financiero".

En Francia nadie insulta a Cheminade o se preocupa por él, pero la prensa sí se interroga respecto. a de dónde saca el dinero para participar en la campaña.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana