Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arafat se reúne con Peres en Davos a la vez que pide la mediación de EE UU

Davos / Túnez

El jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasir Arafat, y el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Simón Peres, iniciaron ayer en la localidad suiza de Davos nuevas conversaciones, que deben proseguir hoy. Ambas partes parecían de acuerdo en un solo aspecto: en la necesidad de enfriar las expectativas de un compromiso inmediato que permita desbloquear la autonomía de Gaza y Jericó. Arafat, unas horas antes, había reclamado un papel más activo de Estados Unidos, como garante de los acuerdos de septiembre, para vencer lo que califica de intransigencia israelí y salir del estancamiento.

Arafat y Peres se reunieron durante unos 20 minutos con sus respectivos asesores antes de iniciar su encuentro a solas en una habitación de un hotel de Davos, donde se reúne actualmente el Foro Económico Mundial. Era el segundo encuentro en el plazo de una semana entre ambos dirigentes, tras el que mantuvieron en la capital noruega el anterior fin de semana.Antes de iniciarse las conversaciones, Arafat aseguró que esperaba llegar "muy pronto" a un acuerdo y que iba a intentar elaborar con su interlocutor "una plataforma que permita concluir este acuerdo".

Por su parte, Peres afirmó: "Hay diferencias serias entre las partes, pero estamos aqui con intenciones serias [de resolverlas]. Haremos todo lo posible para responder a las expectativas de paz

Mucho trabajo por delante

Tenemos mucho trabajo delante de nosotros", había advertido unas horas antes el ministro israelí de Exteriores, que se mostró esperanzado de que el encuentro sirva al menos para acercar posiciones y descartó una ruptura entre ambas partes en el caso de que no surja compromiso alguno en este encuentro.Fuentes próximas a la delegación israelí insinuaron que tras el encuentro entre. Peres y Arafat en Oslo de la semana pasada, y el que se inició anoche en Davos, será seguramente necesario un tercero de características similares a los dos anteriores antes de poder concluir algún tipo de acuerdo definitivo. Entre las reuniones de Oslo y Davos se produjo una de menor rango en Egipto entre una delegación israelí y otra palestina, que concluyó el viernes sin resultado.

Peres se preparó para el encuentro con Arafat con una entrevista con su homólogo egipcio, Anir Musa, con el que trató la situación en las negociaciones y las posibles soluciones al bloqueo actual, y con un largo paseo a pie por esta localidad invernal suiza. Peres, exquisito con las formas, evitó de forma ostensible el vehículo pues, como dijeron sus asesores, su religión le impide utilizarlo en un día de Sabath.

Por su parte, el líder palestino, tras entrevistarse el viernes en Túnez con los representantes de la troika de la Unión Europea (UE), había enviado ayer, pocas horas antes de entrevistarse con Peres, un mensaje al presidente estadounidense, Bill Clinton, al que solicita su mediación como copatrocinador de la conferencia de paz iniciada en Madrid y garante. de los acuerdos firmados en septiembre en Washington, con el fin de vencer la resistencia de los israelíes, a los que Arafat acusa de total intransigencia. El jefe de la OLP había realizado la víspera la misma petición al primer ministro británico, John Major.

El comité ejecutivo de la OLP, reunido ayer en Túnez bajo la presidencia de Arafat antes de su partida hacia Da vos adonde llegó por la tarderechazó la posibilidad de presentar nuevas ideas en la mesa de negociaciones, pues éstas, juicio, deben proceder del la israelí.

Puntos de desacuerdo

El comité examinó, sin que se sepa el resultado de su análisis los puntos de desacuerdo en aplicación de la autonomía d Gaza y Jericó: la dimensión de zona sometida a autogobierno palestino, la seguridad de los colonos judíos allí instalados y e control de los puestos fronterizos.Esta última discrepancia es más peliaguda. Israel, que teme la infiltración de activistas en las zonas que gozarán de la autonomía, exige que sus aduaneros puedan controlar a los viajeros que se dirigen a Gaza o Jericó, mientras los palestinos piden que los controles sean por lo menos mixtos, sin lo cual la autonomía, añaden, sería de hecho más teórica que real.

Por otra parte, dos soldados ¡sraelíes resultaron heridos ayer por la explosión de una granada lanzada contra su vehículo cuando circulaban por la franja de Gaza. El ataque fue aparentemente obra de un grupo de jóvenes próximo al Fatah, la principal componente de la OLP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de enero de 1994

Más información

  • Israelíes y palestinos tratan de enfriar las expectativas creadas