Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kohl, recibido como un héroe por forzar a la CE a reconocer a Croacia y Eslovenia

El canciller Helmut Kohl pudo ayer vanagloriarse ante los fieles de su partido de haber conseguido convencer a sus socios comunitarios de la necesidad de reconocer diplomáticamente a Croacia y Eslovenia. Se trata, ciertamente, de la primera muestra efectiva y evidente del creciente poder político de la nueva Alemania en Europa, y así lo entendieron ayer los delegados democristianos que asistían al congreso de la CDU en Dresde, cuando, puestos en pie, aplaudieron durante varios minutos a Kohl, tras escuchar de su boca el acuerdo conseguido en Bruselas.

"Me satisface poder decir que los croatas no serán abandonados. Es una gran victoria de la política exterior alemana", proclamó Kohl, para quien la decisión tomada el lunes por los Doce "es una clara señal a los líderes serbios y a los militares de Belgrado".El canciller rechazó las acusaciones serbias que aseguran que la nueva Alemania se halla en camino hacia el IV Reich. "A nosotros los alemanes nos concierne tan sólo el destino de estos pueblos y su futuro en paz, libertad y democracia. Nada más", añadió Kohl.

Según el canciller, su Gobierno anunciará mañana oficialmente su decisión de reconocer a las repúblicas secesionistas yugoslavas, aunque en Bonn se insinuaba que el anuncio podría tener lugar hoy, tras el Consejo de Ministros, el último antes de la pausa de Navidad.

Concretamente, según el canciller, Alemania reconocerá a todas las repúblicas yugoslavas que el 23 de diciembre cumplan los requisitos establecidos por los Doce. El 15 de enero, la fecha que se han fijado los otros miembros de la CE para tomar su decisión, Alemania establecerá formalmente las relaciones diplomáticas. Según estos términos, Macedonia podría también cumplir los requisitos.

Kohl ha gozado de un apoyo casi total en su ofensiva a favor de Croacia, por lo que no es de extrañar que ayer la oposición socialdemócrata criticara incluso el retraso de un mes en el reconocimiento diplomático. "Si esperan hasta el 15 de enero, a lo mejor ya sólo encuentran ruinas y cadáveres", comentó el portavoz del SPD, Norbert Gansel.

La opinión pública alemana está fervientemente a favor del reconocimiento de Croacia y Eslovenia, tanto por las simpatías que despierta su imagen de víctimas de la agresión serbia, como por razones históricas y culturales. En Alemania viven más de medio millón de yugoslavos y la mayoría son croatas.

Acuerdo de madrugada

Los Doce reconocerán la independencia de Croacia y Eslovenia el próximo 15 de enero, según el acuerdo alcanzado en la madrugada de ayer por el Consejo de Ministros de la CE. Esa fecha tope fue la última concesión alemana frente a una mayoría que pretendía un mayor plazo de tiempo.

El acceso a la independencia no está reservado exclusivamente a Croacia y Eslovenia, sino abierto a todas las repúblicas que lo soliciten formalmente antes del próximo martes. Deben someterse además a los principios de la doctrina común acuñada el lunes por los Doce para establecer relaciones con los nuevos Estados de Europa del Este y la URSS, así como a una serie de requisitos específicos. La comisión de arbitraje creada por la CE para dilucidar el conflicto yugoslavo emitirá un dictamen antes del 15 de enero.

El debate finalizado a las dos de la madrugada de ayer, después de más de 10 horas de tensas discusiones, es el peor precedente para la futura política exterior común que los Doce aprobaron hace una semana en la cumbre de Maastricht. Aunque la Unión Europea no ha entrado en vigor, Yugoslavia es el peor augurio de lo difícil que será para los Doce definir un interés común.

La comisión de arbitraje, presidida por el francés Robert Badinter, está integrada por cinco jueces, entre ellos el presidente del tribunal Constitucional, Francisco Tomás y Valiente. El secretario de Estado Carlos Westendorp afirmó que "Croacia y Eslovenia tienen el 99% de posibilidades de reconocimiento".

Las repúblicas yugoslavas que aspiren a la independencia tienen de plazo hasta el lunes para pedirlo formalmente a la CE. Los Doce seguirán apoyando mientras tanto la intervención de la ONU y el envío de una fuerza de paz.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 1991

Más información

  • Los Doce pondrán en vigor la medida el próximo 15 de enero