ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 17 de marzo de 1989

El pasado martes se observó en España una aurora boreal por primera vez en 50 años

  • La actividad solar ha aumentado espectacularmente

En la madrugada del martes se pudo observar en el norte de Galicia una aurora boreal, un fenómeno relacionado con la radiación electromagnética procedente del Sol que no se observaba en España desde hace 50 años. El fenómeno está relacionado con la gran explosión solar registrada el pasado día 9.

Las auroras boreales son frecuentes en la proximidad de los Polos, pero muy raramente en latitudes inferiores a 60 o 70 grados. La última vez que se registró en España (alrededor de latitud 40 en la mitad norte) fue en 1937, según Manuel López Arroyo, director del Observatorio de Madrid."A las 22.45 horas detectamos el fenómeno en el cielo, a una altitud de 30-40 grados en dirección noroeste sobre el horizonte", ha explicado José Ángel Docobo, director del Observatorio Astronómico de la universidad de Santiago. "Tenía un color rojo cobrizo, como si reflejara un gran incendio, y era bastante uniforme, aunque otras personas que vieron el fenómeno en el norte de Galicia nos han comunicado que se apreciaban formas de filamento. Pudo observarse toda la noche. El día anterior fuertes vientos del Norte habían dejado el cielo completamente despejado y pudimos ver la aurora, pero la noche siguiente estaba nublado".

Las auroras boreales se forman cuando partículas cargadas eléctricamente (electrones, protones y núcleos atómicos procedentes del sol) alcanzan la Tierra por las regiones polares, donde la pantalla magnética está agujereada, y penetran profundamente en la atmósfera. Allí chocan con moléculas y emiten luz visible. El fenómeno, que se ha observado estos días en latitudes tan bajas como la de Cuba, se debe a las colosales erupciones electromagnéticas que se están produciendo en el Sol; el pasado día 9 tuvo lugar la más fuerte jamás registrada.

Estas enormes turbulencias en la atmósfera del sol se han adelantado al máximo previsto para 1990-91, según el cielo de 11 años que experimenta la actividad solar. Es altamente improbable que se repita la aurora boreal en los próximos días, creen los astrónomos, pero la gran actividad solar continuará por un tiempo y los posibles observadores, en caso de repetición, pueden informar sobre color, forma y hora del fenómeno a los observatorios de su ciudad o región.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana