Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
INCIDENTES EN EL 'ROCKÓDROMO'

El Ayuntamiento de Madrid culpa al grupo 'punk' La Polla Records de no aplacar al público

Ocho heridos leves y un detenido que ya ha sido puesto en libertad es el resultado de los incidentes ocurridos en la noche del lunes en el concierto de rock del auditorio de la Casa de Campo. De cómo ocurrieron los hechos hay diversas versiones. Los testigos coinciden en señalar que el grupo de música punk La Polla Records nada hizo por apaciguar los ánimos de los espectadores y, como primera medida, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido no volver a tratar "con gente como ésta, que no tiene ningún reparó en fomentar el desasosiego".

Para Enrique Moral, responsable del área de cultura del Ayuntamiento de Madrid, entidad organizadora de las fiestas de san -Isidro' en las que se encuadra el concierto del lunes, el, grupo vasco La Polla Records exhibió "una total falta de profesionalidad, ya que un profesional sabe cómo templar a la gente".Según Rafael Cana, jefe del servicio de orden, formado por 150 miembros, hay un "grupo salvaje de no más de 40 personas que va a todos los conciertos y que parece estar dispuesto a terminar con las fiestas populares". Dicho grupo, afirma Cana, presuntamente provocó el lunes todos los incidentes al derribar las vallas y agredir a algunos miembros del servicio de orden, a uno de los cuales "le abrieron la cabeza". Rafael Cana es de los que cree que últimamente hay un brote de violencia en los conciertos de rock porque "ahora hay bandas que van a montarla".

El programa del concierto del lunes contenía las actuaciones de La Polla Records, Bella Bestia y Obús. Fue durante la primera actuación, la del grupo vasco de música punk La Polla Records, cuando se produjeron los desórdenes. "En el origen del problema está la mala orgnización del programa", dice Juan Luis Serrano, bajista de Obús. "Nunca deben ponerse en el mismo cartel a grupos punks y heavies. Ellos mismos, los de La Polla Records avisaron que no debían actuar con nosotros. Había muchos seguidores punks, y fue un sector de éstos el que increpó al servicio de orden y saltó la valla, tras lo cual se produjo la pelea. Yo, como músico, no culpo al grupo vasco".

Serrano cree que el grupo que está sobre el escenario sí tiene capacidad para aplacar a la gente. "Nosotros además tenemos un cantante que sabe hablar con el público, así que siempre hemos sabido controlar la situación. Es cierto que La Polla Records no hizo nada por tranquilizar los ánimos, pero parece que ese es el rollo de los punks, que les gusta. No hay seguidores buenos o, malos, sólo hay gamberros". Este periódico no pudo localizar ayer a ningún miembro de La Polla Records.

Las actuaciones de los grupos heavies Bella Bestia y Obús se desarrollaron sin incidentes. Éstos se negaron en un principio a salir al escenario, pero finalmente se dejaron convencer por los orgarázadores. "Yo creo que si suspendemos el concierto es cuando se hubieran producido incidentes mas graves todavía", dice el coordinador de los conciertos, Fernando Segundo, que añade: "Fue la misma gente la que colocó las vallas en su sitio".

"Los punks se llevan mal con los heavies, y a nada que se les provoque, saltan", dice Alberto, bajista de Siniestro Total, un grupo con amplio historial en incidentes. "No creo que sea la Música punk la que genere violencia, aunque La Polla Records es un grupo vasco muy radical". Alberto no sabe enumerar posibles soluciones para evitar desmanes en los conciertos de rock. "Yo creo que la solución es que hubiera más colegios públicos", dice. "Es un problema de educación y urbanidad. Nosotros hemos tenido muchos incidentes y hemos intentado superarlos con buena educación, aunque a veces no queda más remedio que darle un par de hostias al gamberro que se te sube al escenario". Una medida tan drástica nunca haprovocado más violencia, según Alberto, porque "cuando va a un concierto, lo que la gente quiere es pasárselo bien".

El auditorio de la Casa de Campo se ha inaugurado en esta edición de las fiestas de san Isidro. El alcalde de Madrid, Juan Barranco, lo ha calificado como el mayor rockódromo del mundo". Según Enrique Moral, el lunes había unas 60.000 personas en el concierto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 1986