Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inaugurada en Tenerife una estación para medir la influencia de la contaminación en el clima

La estación base de medición de aire limpio de Izaña (Tenerife), que se inauguró el pasado martes con la presencia del secretario general de la Organización Mundial de Meteorología (OMM) y la ausencia de Enrique Barón, ministro de Transportes y Comunicaciones, que tuvo que comparecer en el Parlamento, servirá para predecir la influencia de la contaminación en futuros cambios del clima atmosférico. La estación es la sexta de las existentes hasta ahora en todo el mundo para medir la contaminación de fondo.

TenerifeEste nuevo laboratorio, creado en virtud de un convenio de colaboración hispano-alemán, forma parte de un reciente programa de la organización meteorológica mundial (OMM), que preve la ubicación en 12 puntos diferentes de la tierra de centros de análisis de la contaminación atmosférica.La óptima situación geográfica de Tenerife, en medio del Atlántico, y la circunstancia de ser punto de paso de las más importantes corrientes de aire con contaminación de fondo, han convertido a la isla en centro de interés para la metereología internacional. La torre de Izaña, situada a 2.367 metros de altura, en medio de una atmósfera exenta de todo tipo de contaminantes locales, engrosa una lista de observatorios similares, que han sido instalados hasta la fecha en Hawai, Samoa, Polo Sur, Alaska y Australia. El equipo electrónico de que está dotado ha representado una inversión alemana de 200 millones de pesetas. En junio próximo este material pasará a propiedad española, aunque podrá ser utilizado por investigadores de todo el mundo. Su funcionamiento está completamente automatizado.

Las muestras que se obtengan a diario en el mismo, mediante sensores automáticos de alta sensibilidad, serán almacenados en programas de informática, de los que se podrán extraer al instante las curvas medias de la contaminación atmosférica.

El programa de la OMM, organismo dependiente de la ONU, está centrado básicamente en el estudio de la relación entre contaminantes químicos y alteraciones atmosféricas de gran repercusión para la humanidad. La ciencia atmosférica está interesada en comprobar si el aumento progresivo de anhídrido carbónico en el aire es el causante de la acelerada elevación de la temperatura.

"Si ello fuera así, no sería de extrañar que, a la larga, se produzca un recalentamiento del mar y un período de deshielos, por lo que los océanos aumentarían de volumen, acarreando inundaciones en zonas bajas de la tierra", declaró Pedro Rodríguez García Prieto, jefe del centro metereológico de Santa Cruz de Tenerife y uno de los coordinadores de la experiencia.

La formación y destrucción del ozono

La estación contribuirá también a determinar en qué medida actúan los contaminantes en la formación y destrucción del ozono, un gas que actúa de filtro de los rayos solares en la estratosfera.Se han podido detectar en los últimos años modificaciones en esta capa de ozono, que podrían traer repercusiones negativas para el cáncer de piel y para la salud en general.

Las corrientes de aire que serán analizadas por el centro de Izaña, que procederán del Polo Norte o del Ecuador, aportarán asimismo grandes conocimientos sobre la formación de lluvia y sobre su estimulación artificial. La preocupación de la metereología mundial por estos problemas se planteó en 1965 en la comisión de aerología de la OMM.

La inquietud por los perjuicios que puede representar para la atmósfera la contaminación que se desprende del vertiginoso desarrollo industrial y urbano motivó que cinco años después se pusiera en marcha un plan de prevención, auspiciado por la citada organización, al que se incorpora ahora el obervatorio de Izaña. En la inauguración estuvieron presentes el secretario general de la OMM, Zaitsev, y el director general del servicio metereológico alemán, Schirmen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de marzo de 1985