Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Próxima campaña sanitaria contra el bocio endémico, que se iniciará tras la comercialización de sal común yodada

El Ministerio de Sanidad y Consumo realizará próximamente una campaña para fomentar el consumo de sal común, a la que se ha añadido yodo, como prevención del bocio endémico. El inicio de la campaña tendrá lugar probablemente en el mes de septiembre, una vez que se disponga en el comercio de este tipo de sal, todavía sin comercializar, y su primer objetivo serán los médicos y los maestros. Las autoridades sanitarias no han estimado conveniente convertir en obligatorio el añadido de yodo a la sal, por lo que coexistirán en el comercio la sal común normal y la yodada."España es uno de los pocos países desarrollados que no dispone en la actualidad de este sencillo método de profilaxis contra el bocio endémico, una enfermedad de la glándula tiroides provocada por una deficiencia de yodo en la dieta", señala Francisco Escobar, secretario de la reunión anual de la Asociación Europea de Tiroides (AET), que se celebra esta semana en Madrid.

El bocio endémico es un crecimiento anormal de la glándula tiroides debido a la falta de yodo. Esta falta estimula el factor de crecimiento del tiroides en un intento de suplirla. El bocio se cree relacionado con el cáncer de tiroides, cuyo número de casos en España es superior proporcionalmente al de otros países en que se ha erradicado esta enfermedad. Fuentes del Ministerio de Sanidad y Consumo han señalado que se prefiere mantener silencio sobre los métodos y objetivos de la campaña hasta que ésta empiece, una vez que se disponga en el mercado de sal yodada, si bien confirmaron que se trata de una campaña para evitar el bocio endémico que todavía persiste en algunas regiones.

700 científicos -médicos, biólogos y químicos en su mayoría- procedentes de toda Europa participan en la reunión de la Asociación Europea de Tiroides, la primera que la AET celebra en España desde su fundación en 1965.

Reunión de la AET

El tiroides, que forma parte del sistema endocrino del cuerpo humano, tiene gran importancia en la maduración del cerebro e influye también en el crecimiento. "Uno de cada 3.500 recién nacidos carece de tiroides o esta glándula no produce las hormonas. Si esta deficiencia no se observa a tiempo, estos niños se convierten en subnormales", señala Escobar. El funcionamiento del tiroides es una de las pruebas que se realizan de forma sistemática en recién nacidos dentro del plan nacional de prevención de la subnormalidad.Recientemente, el equipo dirigido por Gabriella Morreale, presidenta de esta reunión de la AET; su esposo, Francisco Escobar, y el investigador del Instituto Cajal del CSIC Antonio Ruiz Marcos, obtuvo el Premio Reina Soria por sus investigaciones en torno a las hormonas tiroideas y su influencia en el desarrollo del cerebro. También obtuvo el mismo premio el equipo de Magdalena Ugarte, asimismo de la Universidad Autonóma de Madrid, que investiga las metabolopatías como causa de subnormalidad.

En la reunión, a la que asisten los doctores Gros y Lissitzky, descubridores en 1953 de una de las hormonas que segrega el tiroides, la triyodotironina, se estudian aspectos relacionados con el tiroides, tales como la acción de las hormonas tiroideas a nivel molecular y su relación con las enfermedades autoinmunitarias.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de julio de 1983