Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historiadores y pensadores recuerdan a Juan Díaz del Moral

Juan Díaz del Moral, autor de la Historia de las agitaciones campesinas andaluzas, publicada en 1928, y una de las figuras más destacadas de la cultura española de la primera mitad de siglo, recibió el jueves un homenaje en el que, a través de diversas intervenciones, se fueron glosando muy varios aspectos de su vida y de su obra. El acto fue presentado por José Vergara Doncel, catedrático de Economía y consejero delegado de Alianza Editorial.

«Falta realizar una lectura crítica y sistemática de la obra de Juan del Moral, que la sitúe donde le corresponde», afirmó el catedrático de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Córdoba, Manuel Pérez Yruela, quien demostró en el acto que «no cabe seriamente acusar a Díaz del Moral de haber utilizado únicamente una explicación psicológica de los movimientos anarquistas de campesinos en Andalucía».El acto de homenaje se celebró en el Instituto Internacional y estuvo organizado por dicha entidad en colaboración con Alianza Editorial, que publicó la primera reedición de su obra en 1967, y enlaza con el homenaje celebrado el pasado mes de abril, a iniciativa del Ayuntamiento de Bujalance, su pueblo natal, y que, según ha indicado su alcalde, Ramón Romero Ramírez, en Madrid, «constítuyó clara muestra, por la enorme participación, de la vigencia y realidad hoy de los temas tratados en la obra de Díaz del Moral».

El señor Romero hizo una descripción de la localidad de la campiña cordobesa, Bujalance, con 19.000 hectáreas de terreno, la mayoría olivar, aprovechable en su totalidad, y ofreció una idea de la situación social de sus 9.500 habitantes, «gente alegre, interesada en recuperar sus tradiciones» y que viven una situación absurda, «pues, a pesar de ser una de las zonas más rentables del país, dan uno de los mayores niveles de paro».

Como nieto mayor de Díaz del Moral, el abogado granadino Antonio Tastet Díaz evocó los aspectos personales, familiares, políticos y profesionales de su abuelo desde su etapa sevillana, «donde se forjó su formación netamente krausista» y su amistad con Francisco Giner de los Ríos y con otros intelectuales de la Institución Libre de Enseñanza, incorporándose plenamente en dicha corriente del pensamiento español.

El señor Tastet Díaz terminó aludiendo al «profundo idealismo y sincera modestia» de su abuelo, «que le hicieron rechazar propuestas, completamente solventes y serias, emanadas de las más altas instancias, para ser designado ministro, presidente del Tribunal Supremo y catedrático de la Universidad Central».

El fuerte contenido ético del movimiento anarquista, alumbrado por Díaz del Moral y que ha inspirado, entre otros historiadores, a Gerald Brenan, fue puesto de relieve por el profesor de Historia de los Movimientos Sociales de la Universidad Complutense de Madrid, José Álvarez Junco.

Víctor Pérez Díaz, catedrático de Sociología de la Universidad de Zaragoza, resaltó la «ejemplaridad y excepcionalidad» en la obra de Díaz del Moral, «por atenerse ante todo a la veracidad », y Richard Herr, profesor de Historia de la Universidad de California, en Berkeley, se refirió al impacto de la obra del homenajeado en los historiadores extranjeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de mayo de 1980