Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sofocada una rebelión armada en la isla caribeña de San Vicente

El Gobierno del archipiélago caribeño de San Vicente declaró el pasado viernes estado de alerta en todo su territorio nacional, después de que sus tropas y las del régimen vecino de Barbados lograran sofocar una rebelión en la pequeña isla vicentina de la Unión, de ocho kilómetros cuadrados de superficie.El presidente de San Vicente, Milton Cato, pidió tranquilidad a la población, tras asegurar que los rebeldes, encabezados por Lennox Charles, rival político de Cato, habían sido reducidos con ayuda de soldados de Barbados. Charles no quiso aceptar los resultados electorales que llevaron a Cato a la presidencia de San Vicente, el pasado 5 de diciembre.

Los sublevados habían logrado adueñarse del aeropuerto de La Unión, así como del puesto local de policía.

Las primeras versiones de la rebelión la vinculaban al régimen de Granada, que recientemente se ha declarado proclive al régimen de La Habana. Sin embargo, el viceministro de Información de Granada desmintió categóricamente tal suposición.

Sin solidaridad en los archipiélagos vecinos

En la mañana de ayer, ocho Gobiernos caribeños, además del de Granada, condenaron el golpe de Estado encabezado por Lennox Charles. Según la agencia cubana Prensa Latina, Jamaica. Antigua, Barbados, Belice, Dominica, Montserrat, Saint Kitts-Nevis y Santa Lucía expresaron su apoyo a Milton Cato y repudiaron el golpe.El archipiélago de San Vicente obtuvo la independencia de Gran Bretaña hace seis semanas. Es, por tanto, el Estado más joven del mundo. Actualmente se hallaba asociado a Gran Bretaña y forma parte del Caribe anglófono. El pasado 5 de diciembre, San Vicente acudió a las elecciones generales, en las que triunfó, por amplio margen, el Partido Laborista, que dirige el actual presidente, Milton Cato.

Los observadores dieron gran importancia al triunfo de los laboristas, después de las derrotas electorales sufridas en las islas de Santa Lucía y Dominica por sus ex primeros ministros, afines ideológicamente a los correligionarios de Cato.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de diciembre de 1979