Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo presidente agradece al Ejército su rechazo de las presiones golpistas

Jaime Roldós, virtualmente electo presidente del Ecuador, prometió ayer llevar adelante sus postulados de cambio, desarrollo económico y justicia social, en el Gobierno que debe instalarse después de los escrutinios oficiales, el próximo 10 de agosto de 1979.En un mensaje al país, por radio y televisión, Roldós agradeció a quienes votaron por él y reiteró que su Gobierno será auténticamente democrático.

Agradeció, además, a todos los movimientos democráticos que lo respaldaron, a la juventud que ha visto en su fórmula al nuevo Ecuador y a los empresarios progresistas.

Especial mención hizo a las fuerzas armadas, que están en el poder desde 1972, y que han ejecutado el plan de restablecimiento y la democracia, cuyo penúltimo paso fueron las elecciones del domingo, porque -dijo- han sabido defender su palabra de honor y han rechazado las presiones de sectores golpistas. Mi Gobierno, subrayó, será respetuoso del pluralismo ideológico y de todos los hombres, sean de derecha o de izquierda. Quiero probar, añadió, que también en la democracia se puede brindar orden y seguridad, justicia social y libertad.

Terminó su mensaje reiterando su afán de ser el «presidente de los pobres», y su decisión de no retroceder ni un solo punto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de mayo de 1979