Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DISCOS

Calypso Joe. (Ariola, 27506). Juan Pardo.

Nunca los LPs de Juan Pardo, aunque a primera vista pudieran parecerlo, o aparentemente los temas no tengan mucho que ver con los otros, son solamente el producto de añadir una canción detrás de otra. Casi todos han nacido del producto de un reto consigo mismo. Bueno, como en toda industria, también limitaciones externas o, por el contrario, ayudas externas le han. servido de reto. Cuando quiso mejorar su técnica vocal y, en la duda de su carrera como solista tuvo al lado a David Pardo, poco sólido, pero muy exigente en ese aspecto. En otra ocasión se encerró, como un torero fajador, con unos cuantos músicos ingleses para hacer su Natural, Ahora ha hecho lo mismo con musicos españoles y aquí, planteándose en este LP toda una serie de problemas rítmicos y contando enfrente con reconocidos y sólidos profesionales, como Ebano, Gracia y Martín- Carretero. Leyva, y los Comodines le dan la réplica con otras exigencias. Desde luego, Calypso Joe es uno de los LPs más valientes de los últimos tiempos. En él Juan Pardo se queda con sus valores musicales en abstracto y se deja de lado casi todos los recursos que tan bien conoce para «fabricar» hits, relajándose en canciones quizás no tan autobiográficas como nos acostumbra a dar, pero no por ello menos personales. El dulce galleguiño y el violento rockero de otros tiempos se ha convertido en el fresco Calypso Joe. Pronto algo distinto. Pero, hasta ahora. nunca había hecho Juan una música tan feliz. Saludemos la alegría de uno de nuestros más depresivos artistas, porque, como decíamos al principio, los LPs de Juan son de los más claros exponentes de su verdad del momento como hombre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 1976