El pueblo de Cádiz que busca que la UNESCO reconozca las charlas al fresco de nuestras abuelas

Los vecinos de Algar, en Cádiz, pretenden que esta costumbre sea reconocida por la Unesco

En vídeo, los vecinos de Algar quieren que sus charlas al fresco sean patrimonio de la humanidad.Vídeo: Juan Carlos Toro

Son las ocho de la tarde en Algar y empieza el movimiento. Las altas temperaturas del verano en el interior gaditano empiezan a dar un respiro y los vecinos de esta localidad gaditana buscan una silla en el interior de sus casas. Es prácticamente un ritual diario no solo en Algar, sino en muchas localidades del sur de la península, entre otra regiones. Sin embargo, ha sido el alcalde de este pequeño pueblo de 1.400 habitantes, José Carlos Sánchez, el que primero se ha lanzado a solicitar la declaración como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad para la sencilla costumbre de salir a la calle a departir con los vecinos, tal y como lo explica en el vídeo que encabeza este artículo. Charlas al fresco en las que los vecinos comentan las últimas novedades en el pueblo que son como los grupos de Whatsapp a la antigua. Precisamente por esto, Sánchez ha decidido solicitar esta declaración, “ante el avance de las redes sociales para comunicarse”.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS