El ruido en el mar, una contaminación invisible

La Universidad Politécnica de Cataluña gestiona la mayor base de datos del mundo de sonidos de la naturaleza y del impacto humano en ella

Michel André, durante una expedición.Vídeo: Heather Cruickshank | GIANLUCA BATTISTA

Michel André (Toulouse, Francia, 1963) dirige el mayor archivo del mundo de sonidos de fauna marina, de la terrestre y de la incidencia humana en ella. En 2003 fundó, con el apoyo del Gobierno, el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), que cuenta con la tecnología necesaria para captar sonidos en los océanos y en los bosques primarios. Para ello, tienen desplegados en todo el mundo 150 sensores acústicos, que llaman oídos inteligentes, capaces de captar los matices de los sonidos para analizarlos e identificarlos. “La contaminación acústica en el mar es una realidad ignorada durante 80 años”, afirma en este vídeo André. “No nos hemos percatado de la existencia de una dimensión acústica en el mar hasta que la tecnología nos ha permitido disponer de oídos artificiales, micrófonos adaptados para abrirnos a una dimensión nueva”.



Más información

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS