Caza furtiva

Sudáfrica corta cuernos de rinocerontes para que puedan sobrevivir

La operación no supone ningún dolor ni influye en la vida de estos animales

Una hembra de rinoceronte negro es recolocada a una posición que le permita ser operada para extirparle el cuerno. En vídeo, cortar los cuernos de los rinocerontes, la medida para evitar su muerte. (EFE)

La caza furtiva continúa amenazando la mayor colonia de rinocerontes del mundo, ubicada en Sudáfrica. Por esta razón, la organización Save the Rhino está llevando a cabo una campaña de descornado en estos animales con el fin de evitar que sigan siendo el blanco de los cazadores furtivos, quienes alimentan un mercado negro en el que el kilo del cuerno está valorado entre 60.000 y 80.000 dólares. Los compradores finales suelen proceder de países del continente asiático, donde este material se considera un símbolo de estatus económico, además de atribuírsele propiedades medicinales.

Quitar los cuernos a los rinocerontes no es fácil. En esta operación participa un grupo de unas veinte personas, entre ellas veterinarios expertos y pilotos de helicóptero. Al localizar un ejemplar, lo sedan y le cubren los ojos y oídos, para que no se asuste. La operación no supone ningún dolor para el animal, según la organización, ni tampoco se han observado cambios en el comportamiento o en la autodefensa de los animales a los que se le sometió a este mismo descornado en el pasado. Sin embargo, aunque esta medida ya haya sido implantada con éxito en anteriores ocasiones, no es suficiente para detener la caza furtiva, y los animalistas piden que los rinocerontes puedan ser controlados en lugares seguros en todo momento para estar a salvo de los furtivos.