_
_
_
_
_
COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Vigilad los cielos

El fenómeno de este sábado pudo haber sido el comienzo de ‘El día de los trífidos’ o de ‘Monstruoso’, pero sólo era basura espacial en llamas

La estatua de la Libertad sufre la mutilación de su cabeza al inicio de la película 'Monstruoso'.
Jimina Sabadú

Los que tuvimos la suerte de mirar al cielo a eso de la medianoche del sábado en la Meseta Central nos topamos con la extraña visión de un grupo de estelas cruzando el cielo en dirección a la Tierra. Todos lo grabamos por esa necesidad de no dejar ni un rasgo de la vida sin documentar. El paisaje urbano, el arte, los bares, las playas y los cementerios se transforman en un forillo sobre el que plasmar nuestro narcisismo.

El cielo, de momento, se mantiene ajeno a la astracanada y la sandez narcisista, la ropa de un solo uso y el amor y la amistad como complementos para una vida de consumo y vacío. El cielo no es un escenario. El cielo es la única cosa bella, trascendente y gratuita que le queda a la humanidad, o al menos a la parte de la humanidad que no vive en una gran urbe. El fenómeno pudo haber sido el comienzo de El día de los trífidos o de Monstruoso, pero solo era basura espacial en llamas. Hace unas semanas un tren de luces atravesó el cielo de Navarra, pero solo era el negocio del millonario ególatra histrión Elon Musk.

Los vídeos de la noche del sábado grabaron un fenómeno, pero lo que retrataron fue la mundanidad ilusa de unas criaturas atadas al costumbrismo. Cuando presenciamos lo extraordinario queremos entrar en el mundo de la fantasía, pero nos encontramos algo parecido al genial cortometraje de Nacho Vigalondo Domingo. Tal y como avanzan los tiempos, es posible que el colectivo de los billonarios sociópatas que a base de baratijas y prevendas nos arrebata la dignidad, nos arrebate también la visión del cielo, tornando la maravilla en distopía, que es la esencia de nuestro momento histórico.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Jimina Sabadú
Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_