COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los miedos modernos

Los peores montajes de vídeo en el género de terror se convierten en éxitos de lo paranormal gracias a una buena narración oral

El padre Fortea habla del Apocalipsis y el coronavirus en su canal de YouTube.
El padre Fortea habla del Apocalipsis y el coronavirus en su canal de YouTube.

Durante el confinamiento me convertí en una habitual de los directos en YouTube del padre Fortea (mediático sacerdote imprescindible en todo coloquio sobre demonología que se emita por la tele). Fortea paseaba por la casa entrando y saliendo de plano mientras el Loquendo leía la Palabra de Dios. En el cajón de chat, un montón de desconocidos divagaban sobre Cristo, el diablo, la gran conspiración. Estos últimos meses he recuperado la costumbre de ver sus vídeos, empleando tiempo suficiente como para deglutir la filmografía completa de Rohmer, por ejemplo. De ahí, por motivos profesionales, he enganchado con el abundante material sobre exorcismos que hay en YouTube. Cuanto más leo y veo sobre posesiones, más creo en la maldad del ser humano. Nada que ver con las películas inspiradas en la vida del matrimonio Warren; al contrario que en los filmes de James Wan, los malos de la película siempre han sido los Warren.

De incontables horas de visionado desde 2020 he llegado a la conclusión de que el miedo, incluso en un medio audiovisual, está en ese gran ignorado: el sonido. El sonido no es (sólo) la música de la que se abusa en toda película mediocre, sino que también, y ante todo, es el primitivo e infalible acto de contar una historia. Los peores montajes de vídeo se convierten en hits de lo paranormal gracias a una buena narración oral. Nunca hay una buena imagen del fantasma, del demonio, del poseído; es la cadencia de la voz la que hace que puedas permanecer en la cama, con los auriculares, alumbrado con la insana luz del móvil mientras crees a pies juntillas una colección de posibles trolas que se desvanecerán a la luz del día. Qué sencillo, y qué divertido, es pasar un poco de miedo.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Jimina Sabadú

Columnista en la sección de Televisión. Ha colaborado en 'El Mundo', 'Letras Libres', 'El Confidencial', en programas radiofónicos y ha sido guionista de ficción y entretenimiento. Licenciada en Comunicación Audiovisual, ha ganado los premios Lengua de Trapo y Ateneo de Novela Joven de Sevilla. Su último libro es 'La conquista de Tinder'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS