COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Pandemic Tour 2020 Belako’: cuando tuvimos que bailar sentados

El documental sigue a la banda vizcaína en su empeño por dar conciertos en autocines en el primer verano de la covid. Hacemos como que no lo recordamos: hay ganas de aglomerarse

Actuación de Belako en un autocine de Madrid, el 25 de junio de 2020, recogida en el documental 'Pandemic Tour 2020 Belako'.

Nos hemos desenmascarado y, no ha sido tan difícil, sacudido la fobia a las multitudes. Han vuelto los festivales de música, tras dos largos años de parón. Los Viña Rock, Primavera Sound, Azkena Rock o Sónar han disipado los últimos recelos: hay ganas de música, de aglomerarse y de diversión.

El gran confinamiento fue un mazazo para los músicos de clase media, que apenas cobran migajas de las plataformas digitales y viven de los directos. El documental Pandemic Tour 2020 Belako, de Hernán Zin (en Movistar+ Fest), narra el empeño de la banda vizcaína de rock por romper el hielo y dar conciertos en el verano de 2020. Belako vivía un momento dulce cuando irrumpió la covid. Empezaban una gira en EE UU, eso era un sueño, pero solo hicieron un bolo apresurado en Nueva York antes de salir pitando porque iban a cerrar la frontera.

De vuelta, la durísima realidad. Recurrieron, como otros, a los recitales acústicos desde sus casas para las redes. La pantalla partida, un piano, una guitarra, un juego de cacerolas como batería, la que canta en su cocina mientras amasa... Fórmula más que precaria que los mantenía activos y en contacto con sus seguidores. Ese verano se abrió un poquito la mano —lo llamaban desescalada, ¿recuerdas?— y ellos se lanzaron a la carretera en autocaravanas-burbuja, para actuar en autocines. La primera cita fue un subidón de aplausos y cláxones. Y llegó el día de tocar para público sin coches, en sillas de plástico distanciadas por imperativo legal. Y luego en teatros. Creían que no se podía bailar sentado, pero vieron que sí.

Atravesaron el desierto. Belako se desquitará en muchos festivales este verano. Impacta revivir, a través de estos cuatro jóvenes, ese tiempo tan duro para todos. Hacemos como que lo hemos olvidado. Pero claro que nos acordamos.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Ha sido director de 'Cinco Días' y de 'Tribuna de Salamanca'. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en 'Ya' y trabajó una década para 'Diario 16'. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, 'Babelia' y la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS