Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

‘Goliath’ o un Quijote en California

El depresivo abogado que interpreta Billy Bob Thornton llega al final de su carrera televisiva en la cuarta temporada

Billy Bob Thornton, en 'Goliath'.
Billy Bob Thornton, en 'Goliath'.

Al igual que el ingenioso hidalgo se enfrentaba a los gigantes, el abogado Billy McBride se enfrenta a todo tipo de gigantes a lo largo de las muy entretenidas cuatro temporadas de Goliath (Amazon Prime Video). La diferencia, menor en todo caso, es que Don Quijote imaginaba que los molinos de viento eran sus enemigos mientras que Billy Bob Thornton se enfrenta a grandes empresas reales: los delirios, al fin y al cabo, forman parte de la realidad.

El depresivo abogado llega al final de su carrera televisiva en la cuarta temporada. Se enfrentará a tres grandes empresas farmacéuticas que llevan un cuarto de siglo comercializando opiáceos aun a sabiendas de que son adictivos y, a veces, letales. Y lo hará con la ayuda de su leal colega Patty Solis-Papagian, interpretada por la estupenda Nina Arianda. Lo cierto es que ya Le Carré nos había presentado en El jardinero fiel a una farmacéutica como la quintaesencia de la maldad por más que la maldad está muy extendida: ¡es la codicia, estúpido!

Cuatro temporadas, cuatro gigantes. En la primera se enfrenta a su antiguo socio de bufete, William Hurt, abogado de una poderosa multinacional del sector armamentístico. En la segunda, el rival es un cartel de la droga. La tercera nos sitúa de lleno en los latifundios californianos en tiempos de una larga sequía en la que el agua es lo más preciado y, por tanto, motivo de especulación.

El viaje vital del protagonista es corto pero intenso: comienza en Los Ángeles y acaba en San Francisco, en donde se encontrará con otro secundario de lujo, Bruce Dern. Naturalmente, el depresivo abogado, a diferencia de nuestro ingenioso hidalgo, triunfará en todos sus combates contra los gigantes contemporáneos.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción