Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cuando #MeToo se decía “yo tampoco”

Nevenka Fernández ganó un juicio, pero no tuvo alrededor un país que le dijera “me too”. Todos dijeron “yo tampoco”. El único que le tendió la mano fue un escritor

Nevenka Fernández, en un fotograma del documental 'Nevenka'. Vídeo: Tráiler de la serie documental.

La soledad de Nevenka Fernández se expresa muy bien en la puesta en escena de su testimonio en el documental de Netflix producido por Newtral. Contra un fondo oscuro, sentada, en plano medio, en el centro y mirando a cámara. Un jersey rojo y el pelo recogido. Solo al final del tercer episodio, con unos planos filmados a través de una ventana, comprobamos que no está sola, que ha pasado estos años con Lucas, su pareja, y dos hijos que han crecido en el extranjero, lejos y seguramente ajenos a Ponferrada.

Más información
Y Nevenka Fernández tomó la palabra
‘Caso Ismael Álvarez’: el pueblo contra Nevenka Fernández

El plano recuerda al de la rueda de prensa en la que dimitió y acusó de acoso sexual a su jefe, el alcalde. Hoy, como entonces, Nevenka está sola, valiente a su pesar, clara en sus palabras, con la misma firmeza frágil que derribó a un hombre poderoso a quien nadie tosía. La soledad de entonces fue impuesta. La de hoy es elegida. Ha aprendido a no esperar nada de España. Los espectadores lavamos la conciencia con esos planos de felicidad doméstica. Está bien, nos decimos con alivio, porque sabemos que no hicimos nada por su bienestar.

Juan José Millás intuyó que tras Nevenka había muchas Nevenkas, y escribió un libro para invocarlas y limpiar la mugre de los despachos y las oficinas de España. Las hay, pero no salieron. Tras Nevenka solo hubo silencio. Su acosador, que no ha querido hablar, volvió a presentarse a unas elecciones y sacó cinco concejales. Hoy vive tan pancho en la Ponferrada que Nevenka no pisa. Ella ganó un juicio, pero no tuvo alrededor un país que le dijera “me too”. Todos dijeron “yo tampoco”. El único que le tendió la mano fue un escritor. Su caso no es precedente ni pionero, tan solo es un motivo de vergüenza para una sociedad que no supo aguantar su mirada directa y limpia.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, de los ensayos 'La España vacía' (2016) y 'Contra la España vacía' (2021). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Un tal González' (2022).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS