_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

180 millones de guiris en Galicia

‘El desorden que dejas’ tiene todo lo que ha de tener una serie y trata de tú a cualquier producción internacional de ese género de pueblo bucólico pero siniestro que tan bien se les da a los británicos

Arón Piper y Bárbara Lennie en 'El desorden que dejas'. En vídeo el tráiler de la serie.
Sergio del Molino

Quiero a Galicia con amor caníbal, egoísta y tóxico. También hipócrita, pues mi amor es de verano, ni siquiera vivo o he vivido allí (y quizá por eso la amo, porque solo me deja ratos buenos y ninguna miseria rutinaria). Cuando Carlos Montero dijo que le hacía mucha ilusión rodar una serie que llevaría los paisajes interiores de su Galicia natal a los 180 millones de espectadores de Netflix, maldije en dialectos gallegos de mi propia invención. Me imaginé a 180 millones de guiris pidiendo raciones de pulpo y me entraron ganas de llorar.

El desorden que dejas es, por desgracia, muy buena. No he leído la novela que adapta, del propio Montero, pero la serie tiene todo lo que ha de tener una serie y trata de tú a cualquier producción internacional de ese género de pueblo bucólico pero siniestro que tan bien se les da a los británicos. El paisaje y los escenarios -ese instituto ficticio que también es real, pues está en Celanova y es donde estudió Montero- son espacios vividos por el autor y por buena parte del equipo, y eso poetiza la mirada de una forma imposible de lograr en cualquier paisaje recién descubierto. Aunque la trama no sea autobiográfica, la verdad que rezuma sí lo es, y con esa argamasa es más fácil que los ladrillos narrativos se asienten fuertes.

Inma Cuesta está estupenda incluso cuando se le olvida poner acento gallego, y Bárbara Lennie está misteriosa y magnética incluso cuando parece que interpreta con misterio y magnetismo. Entre ellas fluye un paisaje retratado con una sutileza y naturalidad pocas veces vista, sin exaltaciones de cartel de Fitur. No sé si atraerá a 10 millones de guiris, pero sí sé que Galicia tiene mucha suerte de contar con retratistas así, capaces de entenderla sin caer en la postal ni en la mitología.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Sergio del Molino
Es autor de los ensayos La España vacía y Contra la España vacía. Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por La hora violeta (2013) y el Espasa por Lugares fuera de sitio (2018). Entre sus novelas destacan Un tal González (2022), La piel (2020) o Lo que a nadie le importa (2014). Su último libro es Los alemanes (Premio Alfaguara 2024).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_