Series españolas

El otoño dorado de las series españolas

Títulos como ‘Veneno’, ‘Patria’ o ‘Antidisturbios’ representan el excelente estado de forma y la madurez de la producción televisiva nacional

Álex García, Hovik Keuchkerian, Roberto Álamo y Patrick Criado, en 'Antidisturbios'.

Despreciadas hasta hace no mucho al lado de la ficción internacional, ahora hablan de tú a cualquier producción venida de fuera. Las series españolas reciben aplausos en las últimas semanas, en las que convergen propuestas tan variadas como la revisión de un icono trans de los noventa, las heridas provocadas por el terrorismo o un policíaco con la corrupción en su centro. En este otoño se reúnen en las pantallas y las plataformas un puñado de propuestas cuya calidad narrativa y estética es patente. Unas aterrizaron en septiembre por obra y gracia de los retrasos provocados por la pandemia: Patria (HBO España) y Veneno (Atresplayer Premium) tenían prevista su emisión en primavera, cuando tradicionalmente se juntan las grandes apuestas de año, pero hasta ahora no han podido ver la luz de forma regular. Sumadas a las que estaban programadas para estas fechas (Antidisturbios, Dime quién soy, 30 monedas, El Cid, Nasdrovia…), han derivado en un momento dorado para la ficción televisiva nacional que demuestra la madurez de la industria y la consolidación de un modelo nuevo con cimientos en el recorrido hecho por los canales en abierto y la producción cinematográfica.

“Los proyectos televisivos tardan en levantarse, por lo que parece razonable buscar el actual boom en el desarrollo de los últimos dos o tres años”, dice Alberto Nahum García, profesor de Comunicación de la Universidad de Navarra. En ese tiempo, las plataformas de pago y su apuesta por la producción local se han consolidado en España. Movistar + fue la primera en optar por un modelo que precisa de unos presupuestos y un tiempo del que, en muchas ocasiones, las televisiones en abierto comerciales no disponen. Domingo Corral, director de producción original de Movistar +, sitúa el punto de partida de esta nueva era para las series españolas en La peste, la producción histórica creada por Alberto Rodríguez y Rafael Cobos y que se estrenó en 2018. “Siempre reconoceré que hemos podido hacer lo que hemos hecho porque en España había mucho talento y antes se hicieron muy buenas series de televisión y muy buenas películas. Sobre eso hemos construido nosotros”, repasa Corral. Para ello, una de las cosas fundamentales fue dar a los creadores el tiempo necesario para preparar sus productos: “Lo que realmente compras en la producción es tiempo”, resume el directivo de Movistar.

Dentro de la industria televisiva se señala el trabajo de guion y el respeto a los creadores como otras dos patas fundamentales para que un proyecto llegue a buen puerto, además de ese tiempo que se traduce en dinero. Son conceptos sobre los que trabajan en particular las plataformas de pago. Así, un proyecto como Dime quién soy, que Movistar + estrenará este otoño y ya ha presentado en el Festival de San Sebastián, tiene detrás de sí tres años de trabajo. Un margen parecido ha necesitado Patria para materializarse. Alex de la Iglesia y Jorge Guerricaechevarría llevan unos seis años trabajando en 30 monedas, dos de ellos con el proyecto ya en HBO España, para una serie que verá la luz este noviembre.

Elena Irureta, en el cuarto capítulo de 'Patria'.
Elena Irureta, en el cuarto capítulo de 'Patria'.

Aunque la diversidad es una de las características clave en esta hornada dorada de la ficción televisiva española, también tienen rasgos en común. “Se buscan historias potentes que empaticen con el espectador”, señala Montse García, directora de Ficción de Atresmedia TV, que destaca la pandemia como un momento de florecimiento creativo especialmente álgido que se traduce en multitud de proyectos en desarrollo, como algunos de los que Atresplayer Premium estrenará en los próximos meses. “Precisamente una característica de una industria potente es la diversidad de propuestas: eso indica ebullición creativa, capacidad de innovación y convivencia con el riesgo artístico”, dice Nahum García. Sobre las apuestas de Movistar + para este otoño, Domingo Corral destaca algunos elementos en común: “Tienen una historia muy trabajada detrás, unos creadores con una visión de lo que quieren contar y una metodología detrás. Creemos mucho en la producción”.

“La competencia ha espoleado la calidad”, añade Alberto Nahum García. “Al haber plataformas nuevas que han apostado por el contenido local propio, la pelea ha hecho que se refine la calidad. Son propuestas que, como pasó en el despegue de los canales de cable básico y prémium a principios de los 2000 en Estados Unidos, han querido distinguirse, innovar, ser más atrevidas”. Ese empuje se ha reflejado también en las series en abierto, que arriesgan más para atraer a un público con un gusto cada vez más refinado. Así, HIT se sale de la línea habitual en las series de instituto, Inés del alma mía tiene sabor a superproducción o La valla se atreve con un género tan poco tratado en nuestra televisión como la distopía.

Una imagen del sexto episodio de 'Veneno'.
Una imagen del sexto episodio de 'Veneno'.

Coincide este gran momento nacional con un aumento del interés internacional en el talento español. Un ejemplo es el fichaje del guionista Darío Madrona, cocreador de Élite, como máximo responsable de la serie estadounidense One of Us Is Lying, que prepara la plataforma Peacock. O el contrato de Álex Pina para crear series para Netflix. La próxima semana se celebra el Mipcom, el mayor mercado televisivo del mundo, en esta ocasión con una edición online. En él, Atresmedia, Mediaset, Movistar y otras productoras tratarán de cerrar acuerdos para situar en el panorama internacional sus formatos. Se proyectarán Antidisturbios, Dime quién soy y HIT, mientras que Veneno es finalista de los premios que reconocen la excelencia en proyectos que priman la diversidad.

Otra de las claves que se suelen señalar dentro de la industria es el auge de la coproducción. Inés del alma mía, que ahora emite La 1, es un ejemplo, con la implicación de RTVE, Chilevisión y Boomerang TV. El nacimiento en verano de la productora Buendía Estudios surge de la unión de fuerzas de dos grandes como Movistar y Atresmedia con el objetivo de potenciar la producción de contenidos audiovisuales en español tanto para el mercado nacional como internacional. También es frecuente que las cadenas cierren tratos con las plataformas de pago para completar los presupuestos de sus producciones. Une fuerzas y vencerás.

Y ahora, ¿cuál es la próxima frontera que le queda por superar a las series españolas? “La bola de cristal no la tenemos, pero debemos ser creativos y no tener miedo para apostar por series de calidad y grandes historias, proyectos que interesan fuera y viajan, propuestas diferentes”, repasa Montse García. Para Domingo Corral, todavía quedan muchas historias por contar. “Hay un recorrido internacional que hemos hecho y que tenemos que profundizar. Y una cosa en la que nos fijamos nosotros mucho es en contar las cosas de una manera original. Dependemos mucho de los buenos creadores para que vengan y nos cuenten cosas nuevas y nos sorprendan”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50