Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Una historia desgarradora

'La innegable verdad' es una serie para sufrir y la de Mark Ruffalo es una interpretación para premiar

Mark Ruffalo en 'La innegable verdad'.

Si usted comparte la afirmación de Rafael Azcona, “yo no voy al cine para sufrir”, está claro que los seis episodios de I Know This Much Is True (La innegable verdad), en HBO, estará lejos de sus preferencias. Si, por el contrario, consigue distanciarse de la trama, no integrarse en exceso con lo que en ella se narra, tendrá que reconocer su calidad y, sobre todo, comprender por qué un actor como Mark Ruffalo estuvo colaborando dos años en la adaptación televisiva de la novela homónima de Wally Lamb y convertirse en uno de los productores ejecutivos de la serie.

Para un actor interpretar los papeles de dos hermanos gemelos, y uno de ellos esquizofrénico, suponemos que es un reto profesional difícil de rechazar. Ruffalo hace un alarde de interpretación rodeado, eso sí, por varios pesos pesados de la profesión como Melissa Leo, Juliette Lewis, Rosie O‘Donnell y Kathryn Hahn, una excelente fotografía de Jody Lee Lipes, que añade un valor visual a la desgarradora historia, y una sobria dirección de Derek Cianfrance quien, además, es coguionista y productor ejecutivo.

El ficticio pueblo de Trhee Rivers, en Connecticut, es el escenario en el que se desarrolla la saga familiar de los Birdsey, tres generaciones que engloban casi todas las miserias del ser humano: un abuelo inmigrante hecho a sí mismo, machista y despótico; una hija sufridora y maltratada por un marido que adoptó a los dos gemelos de su esposa y madre soltera, y unos hijos que malviven entre las alucinaciones de un esquizofrénico y el compromiso del otro de cuidarle aunque ello le trastorne una vida cotidiana ya de por sí compleja. En resumen: una serie para sufrir y una interpretación para premiar.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS