Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Los hijos no deberían hacer documentales sobre sus padres

Es imperdonable que una biografía como la de Natalie Wood haya quedado reducida a un álbum de fotos familiar

Ser hijo de una estrella de Hollywood es una de esas desgracias que no se superan jamás y que unos soportan con más dignidad que otros. A juzgar por el comentadísimo y muy cebado documental sobre Natalie Wood, sus hijas lo han llevado mal, tirando a fatal. Especialmente Natasha, la responsable de este espanto fílmico que debería servir como argumento para que los jueces prohíban a los hijos hacer documentales sobre sus padres. A no ser que los hagan desde el rencor y el ajuste de cuentas. Entonces, sí. Cuando se filma o se escribe contra los padres, el resultado suele ser interesante. Narrar a favor, como saben los aduladores profesionales, es un empeño en el que casi todo el mundo se estrella.

Es imperdonable que una biografía tan extraordinaria como la de Natalie Wood haya quedado reducida a un álbum de fotos familiar por una hija que asume el papel de guardiana de la honra de su madre, vulgarizando su vida en cuatro trazos ñoños y pasando de puntillas por cualquier aspecto oscuro o un poco interesante. Las vidas de santos son tediosas e increíbles, lo más alejado a las biografías de la gente de carne y hueso que uno pueda echarse a los ojos.

Tal vez los hijos crean que hacen un favor a sus padres al monopolizar su memoria y fijar una versión oficial, pero en realidad los están matando una segunda vez. Con su empeño en maquillar o en cercenar todo aquello que no soportan porque rompe la hornacina con velitas donde los han adorado desde niños, convierten su recuerdo en poco más que una corona de flores funeraria, dejándolos para la eternidad como un objeto decorativo expuesto en un aparador al que, de vez en cuando, le limpian el polvo con un plumero. Para recordarte así, es mejor que te olviden.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS