Radar Pyme

¿Y si la solución está ahí fuera? Los retos de las pymes ante su internacionalización

Saltar al exterior es, para muchas compañías, la vía natural de crecimiento, pero antes de dar el paso han de tomar precauciones empresariales y financieras

No es para todas las pymes, pero sí puede ser una gran oportunidad para algunas. La internacionalización de las pequeñas y medianas empresas es un asunto recurrente que gana de nuevo interés en este tiempo de cambio y redefinición.

Por eso, la tercera sesión de Radar Pyme, la iniciativa conjunta de Retina y Santander para analizar los retos de las pequeñas y medianas empresas, trató sobre los retos del salto exterior. María Peña, consejera delegada del ICEX, Jaime Uscola, director de Negocio Internacional del Banco Santander España y Ainhoa Ondarzabal, consejera delegada de la Agencia Vasca de Internacionalización, coincidieron en la dificultad de la internacionalización, especialmente para las pymes sin experiencia al respecto. Sin embargo, hay herramientas para aprovechar la oportunidad.

¿Es el momento?

Durante los nueve primeros meses de 2020, según datos de la Secretaría de Estado de Comercio, las exportaciones cayeron un 12,6%, alcanzando los 188.401 millones de euros. El 60,5% de ese comercio es con otros países de la Unión Europea, y sufrió un descenso del 10,3%. La caída fue mucho más significativa con otros mercados, como América Latina (-27%) y África (-19%).

Además, la pandemia hizo que se buscasen nuevas cadenas de suministro, y con esa vía de la importación muchas empresas han tenido un primer contacto con el comercio internacional, comentó Uscola. Pero antes de que el nuevo entorno anime a las pymes a sacarse el pasaporte, Maria Peña pidió medir bien los pasos: “Las pequeñas empresas han de tener mucha precaución antes de salir al exterior. Si no, la experiencia internacional les puede costar muy cara”.

Para la consejera delegada del organismo gubernamental encargado de promover la internacionalización de las empresas españolas, lo primero es invertir en conocimiento de los mercados, para lo que hacen falta recursos humanos, financieros y de tiempo. “Hay que ser muy conscientes de que las tasas de retorno no son rápidas, y las empresas pequeñas tienen menos capacidad para realizar ese análisis tan necesario. Eso se gana con el tamaño, que es un factor determinante, especialmente en la industria”, explicó.

Lo más importante, insistió Peña, es la autoevaluación de la empresa, con especial énfasis en su grado de digitalización, que es una “condición necesaria pero no suficiente”. “No hablaría de sectores ganadores y perdedores”, afirmó, “estos meses han avanzado en su internacionalización las empresas digitalizadas, y lo demás son especulaciones”.

En los nueve primeros meses del año, según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio, han aumentado las exportaciones españolas de alimentación, bebidas y tabaco; los dos primeros sectores son objeto preferente de las campañas de promoción del ICEX. Pero mirando más al futuro Ondarzabal destacó que el alineamiento de “las tres transiciones, la sociosanitaria, la digital y la energética, da lugar a grandes oportunidades”, como, citó, la energía eólica marina en Estados Unidos, el vehículo eléctrico o el ferrocarril.

En cuanto a zonas geográficas, “todo el mundo piensa en China y también se mira mucho a África”, dijo Peña, “pero crecimiento económico de una zona no siempre significa oportunidad de negocio”. Urcola, por su parte, recomendó analizar al detalle cada mercado, especialmente los posibles competidores, y atender a las barreras logísticas.

Por todo ello el análisis debe de ser muy detallado, y es importante contar con asesoramiento, tanto las instituciones públicas -el ICEX y la red de organismos autonómicos y cámaras de comercio locales- como del sector privado. Además, la internacionalización exige atender a cuestiones financieras muy específicas, como la gestión de divisas y el mayor riesgo de cobro. Las pymes pueden recurrir a los préstamos y créditos del ICO y al CESCE (la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación), y desde entidades financieras como Santander también se ofrecen herramientas especializadas. Además, el banco ofrece también Santander Trade Club, una plataforma digital de conexión entre empresas verificadas de todo el mundo.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto

Top 50