Samsung Galaxy Watch 4 Classic, a prueba: un reloj para medir la grasa corporal y detectar ronquidos

El dispositivo incorpora sensores para monitorizar la frecuencia cardiaca o la cantidad de agua en el cuerpo

Imagen del Samsung Galaxy Watch 4 Classic.
Imagen del Samsung Galaxy Watch 4 Classic.
Más información

Apple es el líder indiscutible en el mercado de los relojes inteligentes. En el primer trimestre de 2021 la compañía de Cupertino acaparó el 33% de la cuota de mercado frente al 8% de Samsung, según el portal especializado Statista. Para plantar cara a la marca de la manzana y conquistar el sector, la última apuesta del gigante surcoreano es el Samsung Galaxy Watch 4. Este reloj de gama alta, que monitoriza múltiples constantes vitales, puede medir el índice de masa corporal y detectar ronquidos.

El Galaxy Watch 4 está disponible en dos modelos: normal —con una caja de aluminio— y classic —de acero inoxidable—. Este periódico ha probado durante unos días el Galaxy Watch 4 Classic, que se puede adquirir en dos tamaños: con una caja de 42 o de 46 milímetros. El modelo más grande pesa 52 gramos y está disponible por 450 euros. En general resulta cómodo pese a que es bastante voluminoso. Especialmente si no se tiene una muñeca grande. Su pantalla, de 1,4 pulgadas, se ve de forma nítida. El dispositivo, que tiene un acabado elegante, cuenta con un bisel giratorio que permite moverse por las distintas aplicaciones del reloj.

Como es habitual en este tipo de relojes, el usuario puede escoger diferentes esferas —tanto digitales como analógicas—. Es posible elegir entre las que ofrecen información sobre el tiempo que se ha dormido y la frecuencia cardiaca o las animadas. Por ejemplo, hay una de un oso que come palomitas o una de un avatar animado que tan pronto sonríe, como hace gestos o guiña un ojo. También se puede consultar la hora que es en dos países diferentes a la vez o poner de fondo cualquier fotografía guardada en el móvil.

Análisis de la composición corporal

Los gigantes tecnológicos persiguen desde hace tiempo un objetivo ambicioso: monitorizar la salud de los usuarios a través de sus relojes inteligentes. Pero de momento no son productos sanitarios: los datos que ofrecen solamente son orientativos y no deben ser utilizados con fines médicos. El Galaxy Watch Classic 4 puede detectar, a través de un electrocardiograma, si hay un ritmo cardíaco anormal.

Pero si por algo destaca el nuevo reloj de Samsung, es porque cuenta con sensores de composición corporal. Se utilizan para medir el porcentaje de grasa corporal, masa muscular o la cantidad de agua en el cuerpo. Al usar esta función, hay que indicar si se es hombre o mujer, la estatura y el peso. La marca surcoreana advierte de que esta medición “está destinada únicamente a usos relacionados con la forma física y el bienestar, no para el diagnóstico o tratamiento de dolencias”. Además, no recomienda tomar mediciones si se tiene implantado un marcapasos o si se está embarazada. Para monitorizar la composición corporal, es necesario subirse el reloj un poco en la muñeca y poner los dedos corazón y anular en los botones durante unos segundos.

El Galaxy Watch 4 Classic también detecta y analiza el sueño. Además de ofrecer información sobre las calorías quemadas mientras se duerme, indica cuántos minutos se ha estado despierto, en fase REM o con un sueño ligero o profundo. También cuenta con una función que mide el oxígeno en sangre al dormir (el porcentaje de oxígeno que los glóbulos rojos transportan de los pulmones al resto del cuerpo) y un detector de ronquidos. El móvil graba además los sonidos que el usuario hace mientras duerme. El objetivo es que pueda saber si ha roncado, cuánto tiempo y con qué frecuencia a lo largo de toda la noche.

Cuando se está despierto, el smartwatch controla si uno se levanta, se mueve o practica deporte. Además de contar los pasos y las calorías, puede registrar las actividades que se realizan. En total acepta más de 90 ejercicios: desde natación a senderismo o ciclismo pasando por submarinismo, rafting, abdominales o extensiones de brazos. Al igual que otros relojes inteligentes de gama alta, el smartwatch de Samsung permite gestionar notificaciones, contestar llamadas o mensajes y utilizar aplicaciones como Google Maps.

Compatibilidad y rendimiento

Un aspecto a tener en cuenta es que el Samsung Galaxy Watch 4 Classic no es compatible con cualquier móvil. Para conseguir la mejor experiencia posible, lo mejor es utilizarlo con un teléfono inteligente de la compañía. Este periódico ha realizado las pruebas con el Galaxy Z Fold 3 y con el Galaxy Z Flip 3. El dispositivo también se puede utilizar con otros teléfonos con Android —aunque algunas funciones pueden verse limitadas—. En cambio, no es compatible con los iPhone ni los móviles de Huawei.

El reloj tiene 1,5 GB de memoria RAM, 16 GB de almacenamiento interno y el nuevo Exynos W920. Este procesador es el primero de cinco nanómetros para relojes inteligentes. El rendimiento ha sido el esperado de un reloj de gama alta. Al utilizarlo no se aprecia prácticamente ningún retardo. No obstante, se echa en falta una mayor autonomía. La batería es de 361 mAh y dura aproximadamente un día y medio. Todo depende del uso que se haga del reloj, pero hay que cargarlo prácticamente como si se tratara de un teléfono inteligente. Llenar la batería del reloj lleva unas dos horas.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción