La pandemia acelera la digitalización: seis de cada diez españoles consideran internet esencial en sus vidas

Los ciudadanos confían más en los organismos científicos y en los medios, según un informe de la Fundación BBVA. La mitad de los encuestados cree que los gobiernos aprovechan la crisis para aumentar el control

Carla Merino
Un hombre trabaja en su casa con un niño en el regazo.
Un hombre trabaja en su casa con un niño en el regazo.Franziska & Tom Werner (Getty Images)

Con la llegada del coronavirus se hizo evidente lo esenciales que son las tecnologías de la información y la comunicación dentro de las sociedades hoy en día. El cambio al teletrabajo y trámites en línea, las videollamadas con los amigos y la familia, la oleada de información sobre el nuevo virus, que fue posible recibir a través de internet y los medios, pero también los bulos difundidos por redes sociales que provocaron desinformación, son todas cosas que cambiaron la relación y la percepción de los españoles con la tecnología. Según el informe Actitudes ante la tecnología y usos de las TIC en la sociedad española, presentado este jueves por la Fundación BBVA, seis de cada 10 españoles consideran que internet y el móvil son esenciales en sus vidas y el 96% afirma que utiliza internet a diario. En un informe similar publicado en 2008 solo un 18% consideraba esencial internet y el 48% el móvil.

Uno de los efectos más notorios de la pandemia ha sido la necesidad de la población de buscar información que les ayudara a entender más sobre el nuevo virus. El 75% de los españoles, según el informe, buscó información relacionada con la covid-19 en internet y tres cuartas partes de ellos lo hicieron en medios convencionales: periódicos y diarios digitales, radio y televisión. Las redes sociales fueron utilizadas como fuente de información por un 40% de los españoles y ocupan el último lugar en la consideración de fuente fiable. La información difundida por organismos vinculados a la salud y a la ciencia fue considerada la más fiable, y en segundo lugar, los diarios y la radio en igual medida. Aumentó el interés por el contenido sobre ciencia y tecnología y el 80% considera que la pandemia ha demostrado una necesidad por invertir en ambos sectores.

La mitad de los encuestados considera que durante la pandemia los gobiernos han utilizado las tecnologías para controlar a la población con finalidades distintas a la salud; esta percepción es mayor entre los más jóvenes y quienes se ubican en la derecha política. Por otro lado, ha crecido la consciencia de los aspectos negativos de la tecnología a raíz de la pandemia, específicamente de la protección de la privacidad, la desinformación y el exceso de publicidad, según el informe. Pero a pesar de haber aumentado la percepción sobre los riesgos de internet, la mayoría considera que la tecnología hace su vida más fácil y cómoda y que los beneficios están por encima de los estereotipos, tales como “viviríamos mejor si no tuviéramos tanta tecnología” o “la tecnología hace que las personas se aíslen”.

Las tecnologías han crecido en número de usuarios, pero también ha aumentado el tiempo que las personas invierten en ellas y el propósito para el que se utilizan: información, trabajo, entretenimiento, y tras la pandemia, incluso cultura. Además el informe indica que ahora hay más españoles dispuestos a pagar, tanto por información, como por plataformas de entretenimiento (música, películas, series). Lo que no cambió fue la preferencia de los españoles por los libros en papel (83%), sobre los digitales.

Según el informe, la gente utilizó las tecnologías de la comunicación para fortalecer vínculos sociales preexistentes, más que para formar nuevas relaciones. Sin embargo, aplicaciones de citas como Tinder y Ok Cupid, reportaron un aumento de usuarios, que además buscan relaciones más estables frente al sexo casual que predominaba antes de la crisis de la covid-19.

Uno de los cambios más significativos que trajo la pandemia en la tecnología fue el teletrabajo (que se duplicó en España a partir del confinamiento). Cuatro de cada diez de las personas que cambiaron al trabajo en remoto, según el informe, consideran que su productividad no ha variado, y otro 36%, que incluso mejoró. Además, la mayoría cree haber podido conciliar mejor su vida laboral con la familiar, aunque considera que ha trabajado más horas y echa de menos el contacto personal con compañeros de trabajo. Mientras que la mayoría de los encuestados piensa que los cambios en la tecnología y la sociedad que trajo la pandemia, como el teletrabajo, llegaron para quedarse, un 29% piensa que estos cambios serán pasajeros.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS