Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contenido Patrocinado

Cinco razones por las que todavía necesitas una impresora en casa

Poder imprimir en el hogar y no quedarse nunca sin tinta te hace la vida más fácil y supone una solución en ocasiones en las que el tiempo importa

Cinco razones por las que todavía necesitas una impresora en casa
hp

Quien tiene una impresora en casa sabe lo cómodo que resulta recurrir a ella en innumerables ocasiones pudiendo imprimir cualquier cosa al instante en su propio salón. Las impresoras domésticas siguen valiendo para mucho, siempre que tengan tinta. El problema es que muchas veces, cuando más lo necesitamos, la impresora se queda sin tinta. Para no quedarse sin ella en el peor momento y ganar en tranquilidad y comodidad surgen servicios como Instant Ink de HP, que facilita la vida de los usuarios. Este servicio permite la reposición automática de los cartuchos de tinta cuando la propia máquina detecta que están agotándose, siempre antes de que se acaben, a través de varias tarifas planas. Edgar Busquets, desarrollador de negocio de HP Instant Ink, incide sobre el carácter innovador del servicio y afirma que “ofrece precios bastante más competitivos que el coste tradicional de la tinta, permitiendo ahorros de hasta un 70%, a través de cuatro planes que parten desde los cero euros al mes en el plan de impresión gratuita, hasta los 9,99€ al mes por 300 páginas o fotografías, sin compromisos ni permanencias”.

Aquí presentamos cinco usos domésticos de la impresora que marcan la diferencia:

Cuando tu trabajo está en casa

Trabajar en casa es algo habitual, tanto si es nuestro espacio laboral permanente como si tenemos que llevarnos tareas a cuestas desde la oficina (algo que ocurre con demasiada frecuencia). Si una noche queremos dejar un documento preparado para la mañana siguiente es normal que lo imprimamos para revisarlo o para dárselo a quien corresponda. “Con cualquiera de los cuatro planes de Instant Ink puedes estar tranquilo. Funcionan por el número de hojas impresas al mes y están adaptados a todas necesidades, desde planes para usuarios poco frecuentes que pueden imprimir de forma gratuita hasta 15 páginas o fotos por mes, hasta planes para usuarios más frecuentes”, desarrolla Busquets, que incide en el carácter “disruptivo” del servicio y del más reciente plan de impresión gratuita lanzado al mercado: “Es un servicio muy innovador. Conocemos las preocupaciones de nuestros clientes y de este modo damos respuesta a dos de sus principales necesidades: comodidad y ahorro. Además, con este servicio los cartuchos se envían a casa, sin ningún coste adicional y de la misma forma aseguramos el reciclaje de los cartuchos usados, sin que los clientes tengan que preocuparse. El índice de satisfacción ha superado todas las expectativas, con niveles de permanencia muy por encima del mercado".

Cuando quieres revelar tus fotos

El auge del selfie ha sido proporcional a la caída de las tiendas de revelado, cada vez más escasas y olvidadas. Pero aunque las redes sociales sirvan ahora como recuerdo virtual de nuestros mejores días, no hemos dejado de querer plasmar esos momentos en fotografías dentro de un marco, y que ese marco de carne y hueso adorne nuestros hogares. Para ello existen impresoras de calidad fotográfica. “Toda nuestra serie Envy Photo permite conseguir fotografías con calidad de laboratorio”, puntualiza Edgar Busquets, que subraya además que con Instant Ink no se paga la cantidad de tinta que se gasta, sino las hojas: “Reponemos los cartuchos antes de que se acaben, esté donde esté el usuario, que paga por página o foto impresa, no por la cantidad de tinta utilizada. Además, con este servicio el ahorro es de hasta un 70% en tinta y recogemos los cartuchos para reciclar todos sus componentes”.

Cuando tienes hijos

Imprimir no siempre tiene que estar relacionado con el deber. También se puede disfrutar con ello. Además de redacciones y otros deberes, nuestros hijos pueden dar otra vida a la impresora (y nosotros con ellos) explorando su imaginación con manualidades, dibujos o cualquier cosa que puedan crear en un ordenador o en el móvil. “Podemos pensar que la gente joven imprime menos, pero lo cierto es que cada vez tenemos acceso a más contenido, incluso desde nuestros dispositivos móviles, susceptible de ser impreso”, explica Busquets. “Si nuestros hijos empiezan a hacer un mayor o menor uso de la impresora siempre podemos cambiar el plan en el que estamos suscritos. Además, todas las modalidades de pago admiten la posibilidad de que las páginas que no hemos gastado en un mes se sumen a nuestro total para el mes siguiente. Si tenemos el plan de 50 páginas pero solo hemos utilizado 40, el próximo mes podremos llegar a 60 sin ningún coste adicional”.

Cuando te vas de viaje

Aunque cada vez es más frecuente el formato digital, muchos viajeros todavía optan por imprimir su tarjeta de embarque para no padecer contratiempos de última hora. Pero si se quiere organizar un buen viaje con la previsión que merece, hace falta imprimir mucho más: planos, planes, reservas de hotel, entradas a monumentos, una agenda preparada con tiempo, copias de documentos de identidad… Si lo tenemos todo desde casa ya solo hace falta relajarse y pasarlo bien.

Cuando tienes planes

Las entradas impresas no solo aportan la comodidad de saber que no dependes de la batería del móvil. También son un recuerdo de aquel conciertazo, de la obra de teatro que nos marcó o de la primera vez que fuimos a la ópera. En un móvil duran hasta que el dispositivo se pierda, se rompa o se deje de usar. En el corcho de la pared pueden vivir para siempre.