Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meizu lanza su primer móvil ‘todo pantalla’ para combatir a Xiaomi y a Huawei

El M6S retoma los chips de Samsung, lleva el lector de huellas al lateral, y abre una nueva etapa en el fabricante chino, que cierra las líneas MX y PRO

El vicepresidente de Meizu, Li Nan, durante la presentación del M6s en Pekín.
El vicepresidente de Meizu, Li Nan, durante la presentación del M6s en Pekín.

Muchos de los incondicionales de Meizu han criticado durante los últimos meses que la marca china no haya lanzado un móvil ‘todo pantalla’ -como se conoce a los que incorporan un panel de proporción 18:9 y marcos especialmente delgados- y que haya permitido que competidores como Xiaomi se le hayan adelantado. Hoy, su vicepresidente, Li Nan, les ha respondido en Pekín: “Tengo la sensación de que el sector de los móviles se está haciendo muy vago y solo sigue las modas. Habría sido fácil y rápido para nosotros cambiar la pantalla y adoptar una infinita. Pero no lo hemos hecho hasta ahora porque queríamos ofrecer algo más”.

Li ha recordado que Meizu fue la primera marca china que fabricó un smartphone-el M8, hace ya una década y muy poco después del iPhone- y la primera que incorporó el lector de huellas dactilares, en el MX4Pro de 2014. “Ahora, hemos estado viendo cómo hacer que un móvil de pantalla 18:9 y precio asequible sea práctico y no obligue a deshacernos del botón M-Back, que la industria tanto nos ha copiado -aglutina todas las funciones de Android en un solo botón- y que tanto valoran nuestros usuarios”, ha explicado Li.

La respuesta de Meizu al creciente catálogo de este tipo de móviles en la gama media es el M6s. Lógicamente, sus principales atractivos están en la ‘pantalla infinita’ de 5,7 pulgadas y, sobre todo, en su relación calidad-precio. Porque en China costará 999 yuanes, que al cambio son 130 euros. Meizu abre así un nuevo frente de batalla con Xiaomi - particularmente con la nueva familia Redmi 5 de esa marca- y se prepara para los próximos modelos que Huawei lanzará en la gama media.

El M6s renueva la apuesta de Meizu por los procesadores de Samsung e incorpora el Exynos 7872, fabricado con tecnológica de 14 nanómetros y con seis núcleos que trabajan a una frecuencia máxima de 2.0 Ghz. La empresa asegura que la optimización del sistema permitirá sacar el máximo rendimiento de la batería de 3.000 mAh, algo a lo que también ayudará la resolución HD+ (1440x720) de la pantalla -frente al FHD de sus competidores, que ofrece mejor calidad de imagen, pero también más consumo-. “El terminal permite jugar durante 5 horas y 50 minutos a un juego como Terminator 2 y ver 9 horas y media de vídeo”, ha asegurado Li. “Y la carga rápida de 18 vatios logra un 30% de batería en solo 15 minutos y un 52% en media hora”.

Este nuevo móvil en China costará 999 yuanes, que al cambio son 130 euros

El chip viene acompañado de 3 GB de memoria RAM, que se antojan escasos para 2018, y una memoria interna de 32GB o 64GB -ampliable a través de una tarjeta MicroSD-. En el apartado fotográfico, el M6s ha desechado las cámaras duales que se popularizaron el año pasado y ha optado por una lente única -de cinco elementos y luminosidad f 2.0- respaldada por un sensor de 16 megapíxeles. En el caso de la cámara anterior -la de los selfis-, el sensor es de 8 megapíxeles.

Uno de los elementos diferenciadores del aparato es, sin duda, su lector de huellas dactilares. Porque está ubicado en el costado derecho, algo poco habitual. “No queríamos ponerlo en la parte trasera porque nos parece poco práctico. Sobre todo cuando lo tenemos sobre la mesa, necesitamos cogerlo para desbloquearlo. Así que hemos decidido ponerlo junto al botón de encendido”, ha justificado Li. “Como el sensor tiene una menor superficie, hemos necesitado que sea más eficiente. Al final, hemos conseguido que sea tan rápido y preciso como los frontales, y desbloquea el móvil en 0,2 segundos”.

Meizu también se había caracterizado por instalar este sensor en su botón M-Back, razón por la que muchos habían especulado con su desaparición. Pero no ha sido así. Al contrario, Meizu ha desvelado su nuevo Super M-Back, que es un botón virtual que no solo mantiene las funciones del físico sino que las amplía a través de nuevos gestos en la barra de navegación. Deslizando el dedo se cambia de aplicaciones o se accede a diferentes funciones, de forma que el uso del terminal resulta más rápido e intuitivo. Además, el botón de la pantalla diferencia entre presión y toque, y actúa en consecuencia. “Creemos la combinación del sensor lateral y este botón es la solución más atractiva para este tipo de pantallas”, ha sentenciado Li, olvidándose de la existencia de sistemas de reconocimiento facial. Eso sí, en terminales mucho más caros.

El M6S, que llega poco antes de que China celebre su particular Año Nuevo, también abre una nueva etapa en la marca de Zhuhai. Porque EL PAÍS ha confirmado que Meizu ha decidido no dar continuidad a sus dos principales series de ‘smartphones’: la MX, que fue la que inició su línea de teléfonos móviles hace ya una década, y la PRO, que apenas ha durado dos años pero que ha proporcionado terminales tan curiosos como el PRO7, que se estrenó el año pasado con una segunda pantalla en la parte trasera, o el PRO6, cuyo cuerpo metálico y antenas curvadas han servido para diseñar el del M6s.

De ahora en adelante, todo apunta a que Meizu reducirá el número de móviles que lanza -ya en 2017 pasó de diez a cuatro-, y centrará sus esfuerzos de innovación en una nueva línea de gama alta cuyo nombre todavía se desconoce. No obstante, diferentes medios han señalado que la marca está enfrascada en el desarrollo de un móvil con un solo marco en la pantalla, al estilo del Mix de Xiaomi, para celebrar su 15 aniversario.