Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas españolas que reinan en la otra realidad

Hablar con un ser que no existe. Tocar con la mirada. Viajar a cualquier punto de la Tierra. Una nueva hornada de jóvenes empresas españolas quiere exprimir las capacidades de la realidad virtual

Adultos y niños pueden aprender lecciones de todo tipo de materias en un formato inmersivo, gracias a las capacidades de los visores de realidad virtual.
Adultos y niños pueden aprender lecciones de todo tipo de materias en un formato inmersivo, gracias a las capacidades de los visores de realidad virtual.

Si uno escucha las palabras "realidad virtual", y ha estado más o menos conectado con el mundo, la mente se le empieza a llenar de imágenes. Mundos imposibles, criaturas extrañas, momentos de puro terror. Entretenimiento, en pocas palabras. El que Hollywood ya haga experiencias con cierta frecuencia de sus grandes superproducciones y que grandes compañías de videojuegos como Sony abanderen el formato son los culpables.

Pero hay mucho más en lo virtual que estas experiencias. Aunque la consultora Deloitte reconocía en sus previsiones para 2016 que la mayoría de los beneficios de la realidad virtual este año vendrían de los videojuegos –estimados en unos 270 millones de euros, tan solo el 0,27% de esta industria– apuntaba a que “probablemente la realidad virtual tendrá, tanto desde el punto de vista del consumidor como empresarial, múltiples usos en el largo plazo”.

En 2025, solo un tercio del mercado de la realidad virtual será dominado por videojuegos

Un informe de Goldman Sachs es más concreto: cree que en 2025 solo un tercio del negocio que genere la realidad virtual vendrá de los videojuegos. Las startups españolas quieren acortar los tiempos y ofrecer ideas innovadoras en campos como la asistencia, la terapia o la educación. Y nosotros hemos querido escuchar todas esas ocurrencias.

La educación del futuro

InMedia Studio, Alcobendas
El templo de Luxor, joya egipcia de la antigua Tebas. Nos encontramos en su sala hipóstila, entre un bosque de bellas columnas. Pero una de ellas no es correcta. Se ha colado de otra época histórica. Y el que debe averiguar cuál es la intrusa y a qué templo pertenece es un alumno de escuela. Es la revolución que propone InMedia Studio en la educación. Su Inmersive Worlds (Mundos Inmersivos) tratará de transformar cualquier asignatura en un contenido de realidad virtual que el profesor puede lanzar desde su tableta a una clase completa de alumnos con visores. José Luis Navarro Salinas, CEO de la compañía, define este paradigma como “un nuevo espacio educativo como nunca se había dado”.

'Rafting' desde el sofá

Ábaco Digital S.L., Zaragoza
Vivir la experiencia de un descenso en canoa por unos rápidos es adrenalina pura. Y también jugar con el peligro. La realidad virtual ofrece una solución para quedarse con la emoción del descenso sin temer a las rocas. Este vídeo en 360º para VR es una de las aplicaciones desarrolladas por la empresa Ábaco Digital que demuestra cómo reinventar el turismo sin moverse del sofá.

Tocar con la mirada

Los usos de la realidad virtual no paran de crecer.
Los usos de la realidad virtual no paran de crecer.

EyeSynth, Castellón
Un barrido de la mirada. Un círculo. Un barrido de la mirada. Un cuadrado. El mérito está en que se sabe qué forma se tiene delante sin verla. Es el invento de la empresa de Castellón EyeSynth, un visor de realidad virtual pensado para invidentes que trabaja con la sinestesia. Transmite el sonido a través de los huesos del cráneo y permite la identificación de objetos transformando su contorno en avisos sonoros. Antonio Quesada, su CEO, define esta capacidad como “experiencia de sentido aumentado”. La idea se aprovecha de la sinestesia, la capacidad del cerebro de asociar sensaciones percibidas por un sentido a otro sentido, como relacionar colores con música. En este caso, el sonido sirve para que el usuario dibuje en su mente el mundo que tiene ante él.

Empezar la casa por el tejado

Visual Technology Lab., Madrid
Un tejado en el aire se cae. Pero un tejado en el aire virtual puede sostenerse por sí mismo. Igual que una columna, una cornisa, un balcón o cualquier otro elemento arquitectónico. El mundo virtual quiere ser el patio de recreo para los arquitectos, un lugar en el que poder diseñar todas sus ideas y verlas realizadas sin tener que poner la primera piedra. Según Alejandro Lanchas, CTO de la compañía, el objetivo final es aprovechar la realidad virtual y aumentada para visualizar “todos los procesos y flujos de trabajo en cualquiera de las etapas del ciclo de vida de un proyecto de arquitectura, ingeniería y construcción”.

Cero accidentes laborales

Estudio Future, Madrid
Trabajar en una gran fábrica, como una petrolera, entraña riesgos. Igual que estar presente en una obra, donde grúas, materiales de construcción, terrenos movedizos o los cimiento de los edificios pueden jugar una mala pasada. Incluso una gasolinera, por mundana que parezca, es un entorno laboral en el que hay que andarse con ojo. Conocer estos posibles peligros previamente con la mayor precisión posible ayudar a evitarlos. A este campo se dedica, entre otros, la empresa madrileña Estudio Future: ofrecer una experiencia que permita aprender a minimizar riesgos laborales. Grandes compañías como Repsol se cuentan entre su cartera de clientes.

Hablar con un ser digital

Rectangular Studio. Cáceres
Hasta ahora, cualquier conversación con una máquina era limitada. Una serie concreta de preguntas con una serie concreta de respuestas. Pero la alianza entre IBM y una pequeña startup de Cáceres podría cambiar las cosas. “La voz es la gran olvidada. Se ha investigado mucho en otras formas de relacionarse con lo digital: cámaras que detectan el movimiento de tu cuerpo, mandos cada vez más sofisticados… Pero la voz transmite muchas emociones y la tecnología actual permite su integración”, explica Juan Barambones, CEO de Rectangular Studios. El primer paso, testarla en videojuegos innovadores. Y de ahí al perfecto mayordomo digital. Un siri o un cortana con el que conversar de verdad.

Más información