Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Hasta dónde puedes llegar? Esta pulsera te lo dice

Fitbit Charge HR 2 utiliza su sensor de ritmo cardiaco para informar sobre la capacidad física del usuario

La pulsera de actividad Fitbit Charge HR 2 introduce características inteligentes.

El mercado global de wearables ha crecido un 26,6% según datos de la consultora IDC referentes al segundo trimestre de este año. En concreto, son los modelos más básicos los que más interés despiertan, con un crecimiento del 48,8%. Y entre ellos, Fitbit sigue siendo la firma dominante, con cifras como 48,7 millones de dispositivos vendidos hasta la fecha y 17 millones de usuarios activos en todo el mundo. Su objetivo es seguir en lo más alto de este particular ránking y, para ello, ha renovado su pulsera de actividad más exitosa: Charge HR.

COMPRA ONLINE LA FITBIT HR 2 

Tamaño: 17-25 x 2,4 cm. Pantalla OLED táctil.

Destacamos: resistente al agua, acelerómetro y monitoriza hasta 5 días de movimiento en detalle. 

Desde 121,50€ en Amazon

Fitbit Charge HR 2 hace lo que todas las demás: registrar los pasos dados, la distancia recorrida, las calorías quemadas, las escaleras subidas o la calidad del sueño. También introduce algunas características inteligentes, aunque muy básicas, que se resumen en el aviso de llamadas entrantes y la recepción de mensajes de texto y de alertas del calendario. Pero si tuviéramos que elegir una prestación diferente a lo que hemos visto hasta ahora sería, sin duda, el uso que hace de su sistema de monitorización continua del ritmo cardíaco, denominado PurePulse. Ya venía incorporado en el reloj inteligente Blaze de la firma: una luz LED de color verde ilumina los capilares bajo la piel a la vez que el sensor óptico mide el pulso. Funciona de forma continua: cada cinco segundos en reposo y cada segundo durante la práctica deportiva.

Ficha técnica

Pantalla: OLED

Sensores: monitor óptico de ritmo cardiaco, acelerómetro de tres ejes, altímetro, motor de vibración

Batería: hasta 5 días de autonomía, tiempo de carga entre 1 y 2 horas

Memoria: 7 días de datos con detalle minuto a minuto; totales diarios de 30 días

Materiales: elastómero flexible y hebilla de acero inoxidable de calidad quirúrgica

Conectividad: Bluetooth, GPS conectado

Compatibilidad: Mac OS X 10.6, iPhone 4S, iPad de 3ª generación, Android 4.3 y Windows 10 y posteriores

Otros: a prueba de transpiración, lluvia y salpicaduras



Con las pulsaciones

El primero de sus usos inéditos es la posibilidad de obtener información sobre el nivel de capacidad aeróbica personal basándose en lo que se conoce como VO2 Max: el máximo volumen de oxígeno en la sangre que nuestro organismo puede transportar y metabolizar. Esta estadística es habitualmente utilizada por deportistas profesionales y se requieren una serie de pruebas médicas para determinarla. En el caso de la Charge HR 2, ofrece una estimación de la misma teniendo en cuenta la información personal, el ritmo cardiaco y el ejercicio realizado. ¿Para qué sirve? Para comparar los valores con personas del mismo sexo y edad. Además, como este dato varía con el tiempo y la actividad, ofrece una guía para aumentar el rendimiento incrementando poco a poco la frecuencia y la intensidad del ejercicio e, incluso, animando a llegar a un peso corporal adecuado.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Usos del pulsómetro

- Autonomía

- Calidad-precio

Lo peor:

- Sin GPS

- No resistente al agua (solo salpicaduras)

- Uso poco intuitivo

La segunda aplicación de la tecnología PurePulse es utilizar la respiración para relajarse, con la pulsera ejerciendo de guía en las inspiraciones y espiraciones. Hemos visto algo parecido en el Apple Watch Series 2, aunque en esta ocasión se vale de los latidos del corazón para adecuar la frecuencia y profundidad de la respiración, y conseguir que sea más efectivo. Es posible elegir sesiones de 2 o 5 minutos y el proceso es bastante sencillo: se elige la función dentro del menú y se respira profundamente durante unos segundos para que el sistema se prepare. Luego, aparece un corazón del que crece una circunferencia. Ese es el momento indicado para inspirar. Cuando empieza a reducir su tamaño, se espira. En teoría, practicando habitualmente este proceso se consigue no sólo relajarse; también reducir el estrés, la ansiedad, bajar la presión arterial e, incluso, disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El éxito de su aplicación

Buena parte del éxito de los wearables de Fitbit se debe a su aplicación. Es la misma para todos sus modelos y se caracteriza por su facilidad de uso y su amplia compatibilidad. Recoge los datos de distintos deportes, como running, levantamiento de pesas, carrera en cinta, bicicleta elíptica o ciclismo, que pueden seleccionarse manualmente, aunque no es necesario. Y es que dispone de seguimiento automático a través de la función SmartTrack, que reconoce el ejercicio sin necesidad de seleccionar ninguna opción. La pega es que no se comparten estos datos con Google Fit o Apple Health, aunque sí con otras aplicaciones como Strava, RunKeeper, MapMyRun o Endomondo.

Valoración y veredicto

Calidad-precio: *****

Diseño: ****

Innovación: ***

Manejo: ***

Extras: *****

Veredicto:

  • Rotundamente bueno
  • Recomendable
  • Neutro
  • Más bien negativo
  • Muy negativo

Además de los típicos gráficos e información referentes a la actividad, incluye retos para motivar. En esta ocasión estrena uno nuevo denominado Aventuras: retos de pasos que se equiparan a las 3,2 millas de Nueva York o una ruta por la Cascada Vernal de Yosemite, entre otros. No hay por qué completarlos en un solo día: la aplicación establece metas diarias en función de la media de pasos de cada persona.

Hasta ahí lo bueno del funcionamiento de la Charge HR 2. En el apartado negativo hay que subrayar que no resulta demasiado intuitiva su combinación de botón lateral y pantalla táctil. Un ejemplo práctico. El control físico sirve para desplazarse por las opciones del menú, así que un toque muestra las pulsaciones, otro más el modo deportes, un tercero el cronómetro y un cuarto el modo de respiración. Pero si, por ejemplo, queremos montar en bicicleta, es necesario pulsar dos veces el botón hasta llegar al modo deportes y luego ir tocando sobre la pantalla táctil hasta que aparezca ciclismo. Para seleccionarlo, se mantiene pulsado el botón durante unos segundos. Lo mismo para finalizar la sesión, sin posibilidad de pausarla durante unos minutos si paramos a beber agua o a descansar.

El sistema es tan complejo que en la propia pantalla del dispositivo se muestran mensajes explicando qué hacer en cada momento para ejecutar una tarea determinada. Desaparecen pronto, cuando se considera que se conoce el funcionamiento del Charge HR 2, pero no deja de ser curioso que no se haya desarrollado un sistema más sencillo de navegación desde la pulsera.

Cierre seguro

La competencia

- Samsung Gear Fit 2

- Polar A360

- Garmin vivosmart HR

- Xiaomi mi band 2

- Jawbone UP3

Por lo demás, nos encontramos ante un wearable de un tamaño adecuado, que se adapta bien a las muñecas finas y que dispone de un cierre seguro tipo reloj. El módulo central puede desmontarse, de tal manera que es posible elegir correas de diferentes colores o acabados.

La pantalla ha aumentado su tamaño cuatro veces con respecto a la versión anterior, y es agradable decir que la autonomía de su batería no se ha visto afectada por ello. Así, es capaz de aguantar fácilmente cinco o seis días. Cuando llega el momento de recargarlo, tenemos que recurrir a un cargador propio con forma de pinza. Es comodísimo porque el Charge no se mueve de su sitio, pero dependemos de un sistema que no es universal. Además, no hubiera estado de más incluir un indicativo del estado de batería en la pantalla del dispositivo para no tener que recurrir a la aplicación cada vez que queramos comprobarlo.

En definitiva, el uso poco intuitivo y pequeños detalles como el indicador de batería o la ausencia de GPS propio y resistencia al agua lastran un producto que, por lo demás, ofrece una magnífica relación calidad-precio.

Más información